La actividad sísmica en el municipio de El Sauce en el departamento de León, persiste, causando temor a las familias y daños en la infraestructura de sus viviendas, sin embargo la solidaridad y el acompañamiento del Gobierno Sandinista continúa llegando a cada uno de los afectados, logrando de esta manera que las familias no se sientan solas en estos momentos de dificultad.

“Los sismos han estado fuertes en estos últimos días, son más constantes ocasionando que muchas de las paredes de nuestras casas se deterioren en su totalidad. Nosotros sentimos miedo y eso no nos deja dormir, sin embargo gracias a los refugios temporales que el gobierno nos ha construido, hoy tenemos donde pernoctar en las noches” señaló Alejandra Barahona, habitante de la comunidad Río Grande.

Al igual que Barahona, 44 familias más de esta humilde comunidad ya cuentan con un espacio seguro, el cual fue construido con inmediatez gracias a la solidaridad de Juventud Sandinista, los propios pobladores del sector y el respaldo del gobierno central y local, quienes brindaron el material necesario.

“Gracias a Dios el gobierno nos ha ayudado bastante, en los primeros días de los temblores no podíamos ni dormir porque teníamos que acampar en los patios de las casas, ya que las anteriores casas están viejas y con los movimientos se dañaron en su totalidad, ahora dormimos más tranquilos, sobre todo nuestros hijos. De no ser por la ayuda de nuestro presidente Daniel Ortega nuestras vidas correrían mayor peligro”, manifestó Alejandrina Dolmus.

Además del apoyo material y alimenticio que reciben los habitantes de las comunidades afectadas, también han sido capacitados por parte de la Defensa Civil, quienes les han brindado la información necesaria con relación a la auto evacuación y las acciones a desarrollar ante los movimientos telúricos.

“Cada vez que tiembla nos cubrimos la cabeza con las manos y nos ubicamos en los sitios más seguros, donde no hayan árboles u otros objetos que puedan caernos encima, siempre estamos tratando de mantener la calma y siempre estar al pendiente de nuestros hijos. Los refugios son de mucha utilidad para nosotros, ya que tenemos un espacio donde permanecer, ya que nuestras casas están muy viejas” dijo Claudia Mendoza.

Consejos de Desarrollo Humano, en constante accionar

Los Consejos de Desarrollo Humano de la Comunidad, desarrollan un papel fundamental ante la situación de emergencia, ya que de manera constante visitan a las familias afectadas, sobre todo al momento de un sismo, dicha acción es avalada por los protagonistas, quienes a su vez afirman que el trabajo organizativo ha permitido que hasta el momento la situación esté bastante controlada.

“No importa la hora en la que se dé el sismo, los Consejos de Desarrollo Humano vienen a darnos un rondín para saber si estamos bien, si no hay afectaciones, sabemos que a través de ellos, nuestro gobierno está pendiente de nosotros por eso nos sentimos agradecidos ya que en los peores momentos están con nosotros” refirió Claudia Mendoza.

Por su parte, los miembros del Consejo afirman que desde el primer momento de los sismos han estado al frente de la situación junto a las autoridades, dando cumplimiento a las orientaciones del Gobierno Sandinista de resguardar la vida e integridad de las familias.

“Lo más importante es transmitir seguridad y confianza a nuestros compañeros durante los sismos, muchos aún están bastante nerviosos, pero poco a poco hemos venido enseñándoles a controlarse pues al inicio salían corriendo de sus casas, hoy se auto evacuan con mayor precaución. Todo el trabajo realizado ha brindado buenos resultados y es notorio en el comportamiento de nuestros habitantes” dijo Joaquín Olivares, Secretario Político de Río Grande.

En todo el municipio se han construido hasta la fecha 237 refugios temporales de 300 a edificar, lo cual ha garantizado la seguridad de las humildes familias que resultaron afectadas por los constantes sismos registrados en las últimas semanas en esta zona del país.