El agente de Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con sede en La Haya, Holanda, aseguró que el gobierno colombiano pretende desconocer la jurisdicción de la Corte para evadir su competencia de conocer una nueva demanda de Nicaragua contra Colombia, en relación al no cumplimiento del fallo emitido por el tribunal internacional en 2012 que restituyó a nuestro país derechos soberanos en el Mar Caribe.

En una entrevista telefónica con Canal 4 de Televisión, el doctor Argüello informó que durante la audiencia que se desarrolla en la CIJ, Nicaragua consideró que Colombia está utilizando malabarismos jurídicos y leguleyadas para desconocer la jurisdicción de la CIJ.

"Hoy tuvimos que contestarle la posición que Colombia había adoptado en la que está negando que la Corte tenga la capacidad para conocer de este asunto, que la Corte no tiene jurisdicción. El asunto de la jurisdicción radica en el llamado Pacto de Bogotá que establece los mecanismos para la resolución pacífica de controversias. Uno de los mecanismos que prevé el Pacto de Bogotá es el recurso de la Corte Internacional. Lo que sucedió es que cuando se dio la sentencia de la Corte en la que nos adjudicó esos espacios marítimos en el Caribe, que Colombia pretendía, entonces Colombia a los pocos días de esa sentencia denunció el Pacto, que era el mecanismo que teníamos para poder recurrir a la Corte, pero el Pacto contempla que la denuncia entra en vigencia en un año de plazo, es decir desde el momento que hace la denuncia hasta un año posterior el convenio del Pacto Bogotá sigue en vigencia", explicó Argüello.

El agente recordó que en muchas ocasiones el Gobierno de Nicaragua hizo lo posible para llegar a acuerdos para la aplicación del fallo, sin embargo como no fue posible alcanzar ese objetivo, entonces Nicaragua interpuso una nueva demanda sobre el no cumplimiento del fallo por parte de Colombia.

"Ahora Colombia con malabarismos jurídicos ha estado buscando mecanismos para demostrar que no tiene jurisdicción la Corte, que ya la denuncia había sido efectiva inmediatamente", indicó.

Además, señaló que la parte colombiana haciendo uso de leguleyadas pretende hacer creer que el Pacto establece que los dos países deben estar de acuerdo antes de poder recurrir a alguno de los mecanismos para demandar el cumplimiento de la sentencia.

"En realidad lo que Colombia está diciendo es que ese Pacto, que lleva el nombre de su capital, Bogotá, porque fue firmado ahí, que ese Pacto era papel mojado, que lo podían retirar instantáneamente y segundo porque la única manera de hacer uso es si las dos partes estaban de acuerdo, ósea no servía para nada la firma, era un pacto completamente inútil", expresó el jurista internacional.

"Por eso ahora les dije ahí también en la Corte que si era tan inútil ese pacto ni siquiera se hubieran tomado la molestia de denunciarlo", indicó Argüello.

CIJ tiene plena jurisdicción para conocer nueva demanda

El doctor Carlos Argüello, agente de Nicaragua ante la CIJ, reiteró que el tribunal internacional tiene plena jurisdicción para conocer la nueva demanda.

"Nosotros tenemos plena confianza que la Corte tiene jurisdicción para conocer este asunto y seguiremos adelante", afirmó.

Explicó que aunque en esta primera etapa no se estaban conociendo las razones de fondo del caso, es decir las violaciones de Colombia, Nicaragua se refirió a estas razones.

"Nosotros explicamos, dimos la historia de lo que había sucedido desde el primer día que el presidente de Colombia, el día en que se leyó la sentencia, el Presidente de Colombia la rechazó, la ministra de relaciones exteriores de Colombia dijo barbaridades en contra de la Corte y una serie de declaraciones que culminaron una semana después con la denuncia del Pacto de Bogotá, y luego en septiembre de 2013, casi un año después de la sentencia, Colombia declara unas zonas especiales que abarcan gran parte de las zonas marítimas que la Corte le adjudicó a Nicaragua, es decir, están adjudicándose por medio de un decreto presidencial de Colombia las zonas que la Corte le atribuyó a Nicaragua", indicó.

Argüello señaló que Colombia y su congreso no están de acuerdo para firmar un arreglo con Nicaragua. "Ellos pretenden que la última palabra la tengan ellos, (en) el derecho internacional eso es absurdo y además si en el derecho interno se habla de que se necesita un tratado para reformar las fronteras, el tratado es, precisamente, en este caso, la Carta de las Naciones Unidas y el Estatuto de la Corte, parte integrante de la Carta de Naciones Unidas, que ha sido firmado y ratificado por Colombia y por Nicaragua. Eso es lo que dio base a esta sentencia, no es necesario hablar de firmar tratados y nada", explicó.

Sin embargo, Argüello indicó que Nicaragua siempre ha estado dispuesta a firmar un tratado con Colombia, siempre que incorpore literalmente la sentencia de la CIJ, y que inmediatamente Nicaragua retiraría la presente demanda si Colombia ratifica la sentencia.

"Obviamente para ellos negociar significa no cumplir la sentencia y obviamente Nicaragua no está dispuesta en ningún momento a que eso suceda", aseguró Argüello.

Por otro lado, el agente refirió que Nicaragua, como lo anunció el Presidente Daniel Ortega, siempre ha estado dispuesta a seguirles dando permiso de pesca artesanal a los hermanos raizales que habitan en las islas colombianas. En ese sentido, comentó que el argumento colombiano que ahora alega derechos del pueblo raizal no es más que una trampa para sujetarse de eso y no cumplir la sentencia.

Según el doctor Argüello, aunque en esta audiencia la cuestión versaba más sobre alegatos jurídicos sobre la competencia de la CIJ, se tuvo que abordar algunos aspectos de fondo como las declaraciones de altos mandos militares colombianos, así como del jefe de la fuerza naval de Colombia en la Isla San Andrés, que señalan que ellos continúan patrullando sobre las aguas restituidas a Nicaragua, como si nunca hubiese existido la sentencia de la CIJ.

"Entonces una cosa es que las fuerzas armadas nuestras, nuestra Fuerza Naval sea prudente, y otra cosa es que Colombia esté cumpliendo o dando muestras de cumplimiento… eso no es cierto; la forma de cumplir es, primero, revocando ese decreto que decretó esas zonas especiales dentro de territorio nicaragüense y segundo aplicar la sentencia, eso es algo imprescindible y que no puede dejar de hacerlo Colombia", enfatizó Argüello.

"Esto es parte de los asuntos que estuvimos hablando ahora para refutar los alegatos de Colombia, que son simplemente malabarismos jurídicos para tratar de desvirtuar que no existe jurisdicción", manifestó.

Argüello recordó que la demanda de Nicaragua es por las violaciones que Colombia ha cometido contra los derechos de Nicaragua, particularmente el derecho sobre las aguas restituidas por la sentencia de la CIJ.

"Esa sentencia ya estableció derecho para Nicaragua y esos derechos están siendo violados. ¿De qué manera? Con estar reclamando y patrullando las aguas como que si fueran de ellos, independientemente de la prudencia de nuestras Fuerzas Navales que obviamente no andan buscando un enfrentamiento con un poderío como el de Colombia en nuestra zona, es decir que no podemos tener verdadera paz y tranquilidad hasta que Colombia acepte, y acepte como obligatorio para ellos, el fallo de la Corte", dijo Argüello.

El agente comentó que las declaraciones del Presidente Santos, cuando se conoció la sentencia, causaron estupor en el mundo y en particular entre las cancillerías latinoamericanas.

Recordó que en ese momento estaba por iniciar las audiencias entre Chile y Perú. "Todos estaban preocupadísimos del papel de un país importante como Colombia en América Latina, que está pretendiendo burlarse de la Corte cuando hay otros países en América Latina que están utilizando a la Corte también... es una cuestión que fue muy sentida".

Asimismo, señaló que en el caso de Chile y Perú, aunque Chile no estaba contento con la sentencia de la CIJ, la cumplió.

"Por eso es que uno va y acepta la jurisdicción de la Corte, es decir la Corte falla y se acabó, punto, se tiene que cumplir la sentencia, no queda otro camino, pero eso es lo que hace un país civilizado que respeta las leyes", valoró.

Audiencias continúan esta semana

Argüello informó que en esta nueva demanda las audiencias continuarán el jueves y viernes en Holanda. El jueves se conocerán los alegatos de Colombia y el viernes la respuesta de Nicaragua ante los mismos.

Sobre esta demanda que tiene que ver con las violaciones de Colombia por el no cumplimiento del fallo de la CIJ, se espera que la Corte resuelva sobre las excepciones preliminares en unos 4 meses, siendo así la respuesta de la Corte se conocería en enero del 2016.

El agente también informó que la semana entrante también se realizarán las audiencias en el caso que Nicaragua entabló contra Colombia para demandar a la CIJ que la plataforma marítima se extienda más allá de las 200 millas náuticas, de manera que la Corte fije los límites de la plataforma y la delimite con la plataforma continental de Colombia.