Rubén Darío, de regreso a su tierra natal, expresó en su poema Retorno: "...nuestra tierra está hecha de vigor y de gloria, nuestra tierra está hecha para la Humanidad." Sagrada e infalible aserción del Príncipe de las Letras Castellanas. Lo demuestran las inagotables manifestaciones culturales de las y los nicaragüenses, una y otra vez, independientemente del país donde se encuentren, enriqueciendo con sus talentos los repertorios artísticos cosmopolitas, dando lustre, honor y orgullo a nuestra patria.

Es el caso del pintor Xavier Campos Valle (Jinotepe, 1980), quien el jueves 24 de septiembre pasado inauguró su primera exhibición pictórica denominada “Pieces of my dreams” (Piezas de mis sueños); una rica muestra de pinturas en acrílico, de variados matices en estilo surrealista, impregnadas con el lenguaje y toque propio del artista.

Fueron precisamente la originalidad y calidad de las pinturas las que influyeron decididamente para que Xavier recibiera una invitación para exponer sus cuadros en la prestigiosa galería Kasi, ubicada en una de las arterias principales de Helsinki, la capital finlandesa.

“Pinto para mí, no para vender”, comentó Xavier al embajador de Nicaragua en Finlandia, Ricardo Alvarado.

“Soy autodidacta, orgulloso de mi pueblo. En Nicaragua abundan los poetas, pintores, los artistas de otras disciplinas, y lo que no existe lo inventamos”, acotó el pintor, quien lleva residiendo en el país nórdico un poco más de seis años.

Las trece obras en Kasi impactan, llaman la atención por su peculiar belleza, invitan a la meditación, a indagar en las profundidades recónditas del ser humano. Conforman un espectáculo de trazos y colores poéticos que inspiran y cautivan la imaginación de pequeños y grandes.

El portal finlandés Cultura-säätiö (Fundación cultural) describe el trabajo del autor jinotepino del siguiente modo: “El artista nicaragüense Xavier Campos Valle nos expone en ‘Pieces of my dreams’ un mundo colorido de fantasía surrealista en el que se mezclan los sueños con la realidad, el trópico, la piel quemada por el sol y la somnolencia de mediodía”.

“Las pinturas de Campos seducen los sentidos y alaban la belleza exótica. Sus colores vibrantes indican nostalgia y un profundo anhelo. Al mismo tiempo, sus obras estimulan en el espectador la inquietud y la curiosidad y abren las puertas a otra dimensión. Y, lo más importante, las pinturas de Campos animan a seguir a las musas y a soñar”, agrega la nota crítica.

“Piezas de mis sueños” permanecerá abierta hasta el próximo 14 de octubre y se enmarca en el espíritu de la jornada “Orgullo de mi país: Nicaragua, bendita, linda y siempre libre” impulsada por el Gobierno que preside el Comandante Daniel Ortega Saavedra y la Compañera Rosario Murillo.