Nicaragua denunció a Colombia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya por el no cumplimiento del fallo emitido por el tribunal internacional en 2012 que restituyó a nuestro país derechos soberanos en el Mar Caribe.

"Colombia no solo no acepta el carácter obligatorio" del dictámen que la CIJ emitió en 2012, sino que está adoptando acciones que son "una violación" de lo acordado, indicó Argüello, de acuerdo a agencias noticiosas internacionales.

Según el embajador nicaragüense en Holanda, “Colombia sigue manteniendo sus buques en las mismas aguas que antes del fallo”.

“Colombia no acepta la delimitación hecha por la CIJ en 2012” añadió, y citó como ejemplo declaraciones del presidente colombiano Juan Manuel Santos, que criticó el fallo por sus supuestas “omisiones, errores, inconsistencias”.

El diplomatico sostuvo además que “Nicaragua ha evitado los enfrentamientos marítimos con Colombia” y que su país permite a pescadores colombianos de San Andrés pescar en aguas nicaragüenses, lo que no aplaca la actitud “negativa” de Bogotá.

Además, Argüello recordó que el presidente colombiano Juan Manuel Santos coincidió con su homólogo nicaragüense Daniel Ortega en la toma de posesión del presidente mexicano Enrique Peña Nieto, y le dijo entonces que “no respetaría ese fallo” de la Corte Internacional de Justicia.

La delegación nicaragüense también citó al respecto una declaración de la canciller colombiana, María Angela Holguín: “El fallo está lleno de exabruptos”.

“Nicaragua es un país pequeño” y su seguridad e integridad “dependen del derecho internacional”, precisó la delegación centroamericana ante la Corte.

Explicó además que llevar de nuevo la disputa a la Corte no resulta "agradable", pero que su país no ve otra salida, dada la posición colombiana, defendida públicamente por el presidente de ese país, Juan Manuel Santos.

Pese a la situación, Argüello explicó que Nicaragua apoyaría la firma de un tratado que permitiera resolver la disputa.