Este lunes las familias católicas de Masaya continuaron el octavo día del novenario a San Jerónimo en ese municipio, donde se celebran las fiestas patronales más largas de Nicaragua.

Como es tradición, el novenario se realiza en la casa de los promesantes conocidos como cofrados, quienes desde tempranas horas se encargan de sacar la imagen del templo para llevarla en procesión hasta la casa donde se realizará el novenario.

En la pequeña procesión participan devotos, chicheros y la población que se suma al recorrido.

Luego del rezo del Rosario, la imagen permanece en la casa del cofrado hasta que es devuelta al templo de San Jerónimo en horas de la tarde, tradición que se repite cada día del novenario.

Brandon Montalván, de la Cofradía de San Jerónimo, detalló que el novenario se realiza entre el 21 y el 29 de septiembre.

"En esos días cada familia pide al Santo, se lo lleva a la casa, le hacen su Rosario, entregan comida y a las 5 de la tarde lo devuelven al templo", comentó Montalván mientras conducían a la imagen hacia el barrio Países Bajos.

María Zepeda, bailante y folklorista de Masaya, indicó que San Jerónimo les ha hecho grandes milagros como a su mamá que salió bien de una operación. "Gracias a Dios y a San Jerónimo que él nos ha curado sin medicina, por eso pagamos promesa y confiamos en él", dijo Zepeda.

Evelia Miranda, devota de San Jerónimo, comentó que la fiesta en honor a "Tata Chombo", son muy coloridas y llaman la atención de muchos católicos a nivel nacional.

"Viene mucha gente de afuera, son muy alegres estas celebraciones y sabemos que es un santo muy milagroso, por eso mucha gente viene a celebrarlo y a pedirle con fe", aseguró la anciana.