Nicaragua y Colombia protagonizan una nueva jornada en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya esta semana, cuando se llevan a cabo las audiencias de la denuncia hecha por nuestro país ante el incumplimiento de parte de Colombia del fallo limítrofe dictado por este tribunal internacional en 2012.

Este lunes, las audiencias estuvieron dedicadas únicamente a las objeciones preliminares presentadas por Colombia, quien pareció carente de argumentos, al señalar que la CIJ no tiene jurisdicción en la materia.

El martes corresponderá a Nicaragua, representada por el viceministro de Relaciones Exteriores, César Vega, y el embajador nicaragüense en Holanda y agente ante la CIJ, Carlos Argüello, presentar su punto de vista.

Una segunda ronda de argumentos orales está prevista para el 30 de septiembre y el 2 de octubre en el mismo orden de comparecencia.

Este caso se remonta al 26 de noviembre del 2013 cuando Managua demandó a Colombia por esta cuestión y pidió a la CIJ que juzgue y declare que Bogotá viola su obligación de no usar o amenazar con el uso de la fuerza y de no violar las zonas marítimas nicaragüenses delimitadas por la Corte el 19 de noviembre del 2012, así como sus derechos soberanos y su jurisdicción sobre estas zonas.

El país centroamericano también acusa a Colombia de haber incumplido su obligación de no violar los derechos de Nicaragua bajo la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar de 1982, y pide a la CIJ que exija a Bogotá que cumpla la sentencia del 2012 y asuma “reparaciones por los perjuicios causado por sus actos”.

El 16 de septiembre del 2013 la nación centroamericana presentó además otra demanda contra Colombia en reclamo de una plataforma continental más allá de las 200 millas náuticas desde la costa colombiana.

La Haya falló en noviembre de 2012 a favor de Nicaragua, restituyendo territorios en el Mar Caribe que estaban siendo ocupados por el país sudamericano.