Un viaje a una parte de la historia del General Sandino, su esposa Blanca Aráuz y nuestro poeta Rubén Darío representan las Casas-Museo edificadas en el Paseo Xolotlán por iniciativa del Gobierno Sandinista.

Este domingo cientos de personas recorrieron la Casa Paterna de Sandino, la Casa de Blanca Aráuz –esposa de Sandino- y la casa-cuna de Rubén Darío y con la orientación de guías pudieron conocer anécdotas, ver fotografías, admirar la arquitectura y sentir esa cercanía a dos de los hombres más insignes de Nicaragua.

“Es una muy bonita e interesante inversión. Es importante también para los niños para que conozcan de nuestra historia”, expresó Carlos Rodriguez.

Las familias que llegan celebran el trabajo realizado, ya que les permite visitar museos que están un poco alejados de la ciudad capital.

“Este es un paseo en la historia, es bonito tener una réplica de la casa de la época, una réplica de la cual yo me siento muy satisfecho de estar viendo. Es una bella idea”, expresó el señor Heriberto Parajón, mientras recorría la casa paterna del General Sandino.

La que fue la humilde cuna de Rubén Darío en Metapa tuvo una gran acogida para la población, la cual se sintió admirada como tan pequeña vivienda de mediados del siglo XIX pudo tener el privilegio de traer al mundo a tan grande hombre.

La anciana Argentina Olivares señaló que eran casas como esa, con esas mismas mesas y sillas, las que tan común eran hace ya muchísimas décadas, de tal manera que visitar estas réplicas es también dar un pequeño recorrido por el pasado nicaragüense.