El orgullo de Nicaragua se manifestó este fin de semana en el Parque Nacional de Ferias, lugar donde las familias acudieron para degustar, comprar y conocer la gran variedad de artículos y comidas que ofrecen artesanos y artesanas de toda Nicaragua.

En esta oportunidad, la feria nacional estaba dedicada al maíz. Unos 300 expositores colocaron en sus mesas tamales, güirilas, tortillas, quesillos, indio viejo, pupusas, frescos de chicha, perrerreque, yoltamales y tamal pisque, entre otra variedad de derivados del grano ancestral.

Los visitantes participaron de actividades como “Vení Hacé Tu Güirila”; “Armá Tu Nacatamal”; “El Perol del Indio”, además de un variado programa cultural.

“A mí me parece muy bien esto de la feria porque aquí las pequeñas empresarias nos damos a conocer y le enseñamos a la población a comer todo lo que es derivado del maíz”, dijo Ana Silva Guerrero, quien tiene cinco años ofreciendo en el parque un riquísimo indio viejo.

“Tengo 20 años preparando este rico indio viejo que lo aprendí a hacer en Carazo. Le agradezco a Dios y al gobierno por esta oportunidad y el trabajo que ha hecho en el parque nacional de ferias para que todas las mujeres saquemos adelante a nuestros hijos”, sostuvo.

El consumo y rescate del maíz es parte de programa de gobierno que promueve a través de la campaña “Orgullo de Mi País”.

“Quiero felicitar a la compañera Rosario y al presidente Ortega porque promueven este tipo de actividades para rescatar los valores y la cultura gastronómica de nuestro país”, manifestó Karla Padilla.

Padilla habló de su experiencia haciendo un tamal pisque. “Hoy intenté hacer un tamal pisque, que es un plato que lo hemos comido muchas veces, pero que no lo sabemos hacer, por eso hoy quise aprender”.

Otra participante, pero esta vez de la preparación del yoltamal, fue la señora Gloria Cruz González, quien dijo que “Me parece una excelente idea porque hay que hacer cosas propias de nuestro país y no andar promoviendo cosas que no son nuestras”.

“En el yoltamal me fue mal porque quedó cerrado, pero por lo menos hice el esfuerzo que es bastante”.

Por su parte, don Magdiel Alfaro comentó que “Fue un poco incómodo hacer una güirilas, pero se hizo. Yo miraba a mis tías antes y me dio curiosidad ahorita”.