Este último domingo de septiembre, las familias católicas se congregaron en la catedral de Managua para escuchar la Santa Eucaristía.

En la homilía, el padre Jorge Santos, instó a los feligreses a trabajar más para servir al Señor anunciando el evangelio.

“Nosotros como cristianos tenemos que trabajar y servir al servicio de la iglesia y a favor de nuestros hermanos”.

“Hoy la iglesia está llamada a ser un pueblo de profetas. Ustedes están llamados a ser profetas que van anunciando el evangelio”.

Recordemos que Jesucristo después de subir al Cielo prometió el espíritu Santo y no ha dejando de mandarnos el Espíritu para que continuemos su misión”.

El padre expresó que la recompensa por trabajar y servir y por poner lo que tenemos a disposición del reino es estar con Jesús y gozar de la felicidad eterna de su gloria.

“En la medida que somos generosos el Señor nos va a recompensar, por eso la iglesia está en el mundo no como una comunidad poderosa, sino como lo más pobre para dar testimonio del evangelio, siendo la generosidad lo que hace que la iglesia sea un lo más sagrado del Señor”.