La valoración positiva y el mayoritario respaldo hacia el gobierno del presidente Daniel Ortega, impulsados por avances en los planos económico y social, emergen como una constante en los estudios de opinión de firmas encuestadoras.

M&R Consultores confirmó nuevamente esa realidad hace apenas dos meses, al revelar que más del 70 por ciento de la población aprobaba la gestión, mientras el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) repetía como el partido con mayor simpatía (52,4 por ciento).

De tal modo, esa organización no solo superó, sino que lo hizo por un margen amplísimo a los partidos Liberal Constitucionalista (PLC) y Liberal Independiente (PLI), los principales de oposición, que apenas alcanzaron 6,3 y 1,6 por ciento, respectivamente.

El más reciente sondeo, esta vez de CID Gallup y efectuado del 1 al 7 de septiembre, reflejó que el apoyo al gobernante FSLN asciende al 57 por ciento, en tanto el PLC y el PLI ni siquiera sobrepasan entre ambos el ocho por ciento.

Tal respaldo a la dirección del país se evidencia además en la valoración hacia personalidades como la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, quien ocupó el primer lugar con el 70 por ciento de opinión favorable; y Ortega, con el 65. Más de la mitad de la población, entretanto, considera que Nicaragua transita por el camino correcto, un porcentaje sostenido en los últimos tres años -según Luis Haug, director de CID Gallup Latinoamérica-.

Aunque todavía reciba el calificativo de segundo país más pobre de América, la estabilidad de la nación en ámbitos como el económico resulta palpable y ha sido alabada por autoridades de otros países y organismos internacionales.

Desde enero de 2014 a la fecha, según datos oficiales, la tasa de crecimiento es positiva, por encima de la media centroamericana.

Para este año, pronósticos divulgados en agosto por el presidente del Banco Central, Ovidio Reyes, señalan que la economía crecerá entre 4,3 y 4,8 por ciento, una meta que puede lograrse gracias al dinamismo en el sector constructivo.

Las autoridades prevén, asimismo, una inflación entre el 4,5 y 5,5 por ciento, menor al seis y siete por ciento proyectados a principios de 2015.

Avanzamos a buen ritmo, tenemos una deuda pública baja y en descenso, un Producto Interno Bruto (PIB) que aumenta, finanzas públicas estables, una tasa de empleo razonable (alrededor del 94 por ciento) y un empleo formal en ascenso, aseveró Reyes.

No asombra, entonces, que el 72 por ciento de los consultados por CID Gallup -aunque señalan elementos como el costo de la vida entre los principales desafíos de la nación-, refieran una mejoría en la economía familiar en comparación con años anteriores.

EL ÁMBITO SOCIAL

También en el ámbito social convergen acciones destinadas a combatir la pobreza y a proveer de condiciones de vida más adecuadas a las familias, proyectos cuyos resultados seguramente influyen en la visión de los nicaragüenses en torno al Gobierno y su gestión.

Programas como el Plan Techo, dirigido a mejorar la cubierta de viviendas humildes, y Hambre Cero, mediante el cual se entregarán en 2015 más de 22 mil bonos productivos para fomentar la producción local de alimentos, sobresalen desde hace años entre las iniciativas.

Igualmente podría mencionarse la entrega de paquetes alimentarios a familias necesitadas, o el acompañamiento del Gobierno, reconocido por los propios afectados, en circunstancias derivadas de movimientos telúricos, actividad volcánica, fuertes lluvias o déficit de precipitaciones.

Sin embargo, no solo las familias de menos ingresos, y especialmente sectores de la población como las mujeres, los niños, los discapacitados y los ancianos, reciben un especial apoyo a través de estos y otros proyectos.

En el caso específico de los jóvenes, un 74 por ciento de la muestra seleccionada por CID Gallup -en total, unas mil 200 personas-, estimó que el FSLN constituye el partido con los mejores programas para las nuevas generaciones.

No solo lo dicen los jóvenes, sino personas de todas las edades, refirió la encuestadora, al recordar la existencia de un ministerio creado solo para la juventud y programas que incluyen alimentación, recreo, mejorías en el medio ambiente y otros para esa franja etaria.

Si a lo anterior se suman proyectos como un canal interoceánico que promete el salto definitivo para luchar contra la pobreza, no sorprende que el 54 por ciento de la población valore como conveniente que Ortega sea otra vez candidato a la Presidencia en 2016.

El sondeo de Cid Gallup dice que la mayoría de la gente ve al FSLN como el de mejores propuestas para responder a las necesidades de la gente y en consecuencia, sería conveniente, afirman, que el mandatario continúe más allá de 2016, argumentó el analista Alfonso Pastrán.

A juicio del periodista, ello brinda al gobierno y a esa organización política una gran ventaja.

"Significa un voto de confianza de los nicaragüenses, y quienes le dan una alta valoración al gobierno, no solamente son los sandinistas, sino también aquellos que no tienen partido político o que se declaran independientes", valoró en declaraciones a medios de comunicación.

Lo cierto es que los resultados del reciente estudio de opinión -con un margen de error estimado de +/-2,8 puntos y un nivel de confianza del 95 por ciento-, y otros anteriormente difundidos vaticinan larga vida al proyecto económico y social promovido por el Gobierno.

Políticos e investigadores del país, caracterizado igualmente por su elevado nivel de seguridad ciudadana y estabilidad social, auguran que el respaldo al FSLN y a sus principales dirigentes se mantendrá y será cada día más fuerte.