Los líderes nacionales de los partidos españoles acudían hoy a Cataluña para participar de la última jornada de la campaña para las elecciones en esta región, que se celebrarán el domingo y que están marcadas por el deseo de los nacionalistas de impulsar un proceso de independencia.

Aunque se trata de unos comicios para renovar el Parlamento regional, las formaciones nacionalistas lo plantean como el inicio de un proceso que desembocaría en una declaración de independencia, hipótesis que rechazan por considerarla inconstitucional los dos grandes partidos españoles, PP (derecha) y PSOE (centro).

De hecho, las encuestas vaticinan un triunfo de la candidatura Junts pel Si (Juntos por el Si), que agrupa a soberanistas de distinto signo político y a representantes de movimientos sociales, con la intención, si pueden formar gobierno, de emprender el camino hacia la independencia.

La opción es rechazada por otras fuerzas, como el Partido Popular (PP) y los socialistas, minoritarias en Cataluña, según las encuestas.

De este grupo forma parte el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien encabezará esta noche en Barcelona un acto público, acompañado del ex presidente francés Nicolas Sarkozy y dirigentes de otros partidos estatales, para reforzar la idea de que no se imaginan un futuro de España separados de Cataluña.

Los líderes del PP sumaron fuerzas y en la última jornada de la campaña electoral del 27-S presentaron un video en el que todos hablan en catalán para pedir por una España unida. En la publicidad aparecen, con diferentes mensajes, desde Rajoy -que cierra el video diciendo "Unidos ganamos"- hasta la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría -que admite que "quiere a Cataluña y a los catalanes" y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Fuentes -que asegura que no se imagina a España sin Cataluña.

Debate polarizado

Durante las dos semanas de campaña el debate ha estado polarizado por el proyecto independentista y por los argumentos en contra, tanto desde el punto de vista de la legalidad vigente en España, como por las consecuencias que esa hipótesis tendría en la economía y el empleo tanto en el región como en todo el Estado.

Cataluña cuenta con 7,5 millones de habitantes (5,5 millones podrán votar el domingo) y tiene el Producto Interno Bruto más elevado de todas las regiones españolas (199.786 millones de euros en 2014, un 18,9 % del nacional).

Por eso al debate se sumaron los empresarios, los banqueros y personalidades de la cultura y la sociedad, cada uno con sus argumentos, en una puja que protagoniza la política española desde hace más de un año.