Con los tradicionales cantos, el aplauso de los fieles, el acostumbrado saludo con pañuelos blancos y bajo una ligera lluvia, el pueblo católico de León festejó este jueves a su patrona Nuestra Señora de la Merced con la tradicional procesión que recorrió más de 40 cuadras, adornada con mantas, banderines, flores y alfombras de aserrín.

Al concluir la solemne eucaristía, oficiada por el Obispo de la Diócesis de León, Monseñor César Bosco Vivas Robelo, luego de la misa de varones y de mujeres celebradas en horas de la madrugada de este 24 de septiembre, la imagen milagrosa con más de 400 años de tradición y 103 de patronazgo en la ciudad metropolitana, salió de su santuario a pleno mediodía para iniciar su recorrido de aproximadamente 6 horas y llevar sanación a cada uno de los hogares leoneses.

"El Señor hoy en la fiesta de la Virgen de La Merced nos concede estar junto a Él para escuchar su palabra y para sentirnos iluminados en nuestro camino aquí en la tierra hacia el Cielo", manifestó Monseñor César Vivas Robelo.

Para los feligreses de esta ciudad mariana, esta festividad representa un espacio de sanación y encuentro con el Señor a través de la imagen de la Virgen de La Merced, a quien han designado como su protectora.

“Feligreses, diocesanos, hermanos que escuchan a todos nosotros hoy se nos presenta la Virgen con el poder en sus brazos, el poder de Ella es el Niño Dios que tiene en sus bazos. Y teniendo ese poder en sus manos ¿que nos negará Ella? Confiemos. Pueden haber tinieblas, pero como aquel Viernes Santo, cuando se oscureció todó al enterrar a Jesús, ya al anochecer brillaba la luna llena de Primavera que presagiaba la resurrección, así sucederá y sucede siempre. Las tinieblas no son totales porque aunque Dios aparentemente se oculte y nos pruebe, siempre hay una tenue luz que viene de Él a través de la Virgen para alimentar nuestra esperanza. ¡Arriba los corazones que la Virgen nos protege y nos salva!”, expresó el Obispo, durante la celebración eucarística.

Monseñor Vivas reiteró el llamado a las familias católicas a conservar estas fiestas puras y limpias, como fueron heredadas por los antepasados, pero sobre todo guiarnos por las enseñanzas del evangelio y siguiendo los pasos de Jesús que siempre ha estado con su madre.

Mercedes Leiva, fiel devota de Nuestra Señora de Merced, dijo sentirse muy contenta por tener la oportunidad de participar nuevamente este año en las celebraciones dedicadas a la Virgen de La Merced, a quien le pide mucha salud y alegría en su corazón.

“Nos sentimos muy felices de celebrar año con año a nuestra patroncita, una celebración completamente religiosa", dijo Fátima García.

“Todos los años participo porque le tengo mucha fe y hoy le he pedido por la paz, la salud de la familia y por mi salud especialmente”, indicó Dominga González.

La Policía Nacional se hizo presente en esta celebración, donde además de garantizar la seguridad de todos los participantes, se sumó a acompañarla en el recorrido con la Banda Musical y los cadetes de la Academia Walter Mendoza como un homenaje por ser también ella la patrona de la institución de orden público.

“Estas celebraciones de la patroncita de León se están desarrollando en un ambiente de mucha seguridad y fervor religioso y para eso la Policia Nacional ha venido estableciendo las coordinaciones necesarias con la iglesia para que todo se desarrolle a como ha venido sucediendo hasta hoy”, expresó el jefe de la Policía Nacional en el departamento de León, Comisionado General Luis Fernando Barrantes.

Desde el Gobierno Municipal el apoyo a esta celebración religiosa, que los leoneses conmemoran durante todo el mes de septiembre.

“Hemos visto cómo desde el 1 de septiembre se ha llenado este santuario de feligreses de todas las edades pidiéndole a la Virgen que siempre nos dé sabiduría, entendimiento, amor y sobretodo que nos dé esa fortaleza para seguir luchando por el bienestar de nuestro pueblo, seguir trabajando con las familias leonesas", declaró Guisela Lacayo, Vicealcaldesa de León.