En su primer viaje a EE.UU., el papa Francisco ha tratado el tema de la inmigración y ha subrayado ante el presidente estadounidense, Barack Obama, que él llega como "hijo de una familia de inmigrantes".

"Como hijo de una familia de inmigrantes, me alegra estar en este país, que ha sido construido en gran parte por estas familias", declaró el pontífice al inicio de su discurso en la Casa Blanca, citado por Publimetro.

Además, el papa anunció que animará el jueves a los líderes de EE.UU. a gobernar el país "con fidelidad a sus principios fundadores".

"Están comprometidos [los católicos estadounidenses] en construir una sociedad verdaderamente tolerante e inclusiva, en la salvaguarda de los derechos de las personas y las comunidades y en el rechazo a cualquier forma de discriminación injusta", señaló el Sumo Pontífice al líder de EE.UU.