Cuando no tienen recursos para justificar sus manifestaciones de una docena de ciudadanos engañados recurren a artificios que carecen de creatividad, fundamentación y originalidad.

La oposición nicaragüense, representada por un par de partidos y grupos políticos que no llegan ni al 10% de la simpatía partidaria, considera buena estrategia tomar cada noticia del país o de afuera para usarla “en contra” del Gobierno Sandinista.

Pero sus esfuerzos, como he dicho anteriormente, son infructuosos. A tal punto de confirmar en cada encuesta que no significan ni una sola gota de esperanza para sus propios y pocos seguidores políticos.

“LA AGARRAN” CONTRA LAS ENCUESTADORAS

CID Gallup publicó su último estudio hace un par de días. Es una encuesta levantada del 1 al 17 de septiembre de 2015 con 1,202 personas; arrojando resultados propios de una tendencia irreversible desde hace casi una década; desde que Daniel Ortega ganó las elecciones nacionales en 2006.

El 57% de los encuestados afirmó sentir simpatía partidaria con el FSLN y tanto PLC como PLI suman “aspiraciones” para llegar a un raquítico 8%. Lo que para los miembros de los “intachables” rojos es falso; desnudando así la impotencia de un círculo que se empecina en conseguir suficientes diputados para formar una bancada que tradicionalmente se desgrana con el paso de los meses en la Asamblea Nacional.

A como ha ocurrido en el pasado con el PLC y durante este lustro que ha visto cómo hasta el primo de su líder, Mauricio, abandonó sus filas por “diferencias irreconciliables”; característica propia de matrimonios inestables y destinados al divorcio.

En el estudio tres de cada diez nicaragüenses considera que la economía de su familia está mejor que hace un año; para alcanzar un 32%, muy encima del 21% que se reportaba hace un año. Un dato que la oposición trata de demeritar, asegurando que es falso también.

Pero; ¿quiénes son ellos para alterar lo que los encuestados dicen? Si un jefe de familia, respaldado por sus miembros, asegura que su economía ha evolucionado favorablemente no hay dudas de que tiene motivos de sobra para sostener tal aseveración. Y muchos factores pueden incidir en ello; como el descenso en los precios de los combustibles, los incrementos salariales que según la firma Hay Group colocan a Nicaragua como la más próspera, las proyecciones internacionales, etc.

Ningún encuestado seguramente dijo que estamos “en la gloria”; sin embargo, postular que su situación economía ha mejorado es suficiente respuesta para callarles la boca.

Además el estudio revela una amplísima popularidad tanto del Presidente Daniel Ortega como de Rosario Murillo. Y sus medios de comunicación intentan plantear que eso fuese una competencia; presentando un supuesto roce entre las autoridades del país.

Una postura ridícula; considerando los valores que la administración Sandinista orienta. El amor en la familia, la consejería necesaria para los hijos, el aprecio hacia la mujer nicaragüense como eje fundamental del desarrollo. En este país el gobierno tiene armonía y los intentos de desestabilización de algunos detractores no hacen sudar a nadie.

ATACAN LA OBJETIVIDAD Y PRESTIGIO DE PERIODISTAS

“En Nicaragua hay grupos de personas que en sus pretensiones de catapultarse como líderes, aunque sea del ridículo, se inventan valentías que terminan estrellándose contra la realidad. Hablan de dictadura donde hay libertades, acusan falta de libertad de expresión pero dicen lo que quieren, dicen que hay represión y se manifiestan todos los miércoles en todo el país y así de la misma manera reclaman falta de transparencia electoral pero solo para justificar una derrota que ya tienen certificada”; expresa Moisés Absalón Pastora, uno de los periodistas que nunca ha negado su origen y presente liberal.

Moisés es uno de los profesionales de la comunicación que explica todos los síntomas de progreso que impulsa el gobierno pero que también da sus puntos de vista críticos cuando algo sencillamente no le parece viable. Él ha sido objeto de burlas y ataques por parte de esos grupos minúsculos cual átomos; llanamente porque expresa lo que piensa objetivamente.

Y lo mismo sucede con Adolfo Pastrán, quien relata que “en algunos grupos en Nicaragua hay una marcada intolerancia, no se practica con el ejemplo, no dan lo que piden y tratan de descalificar a todo aquel que piense diferente o que no piense como estos grupos quieren, por fortuna son minoritarios”.

Si uno piensa objetivamente, comparto la opinión de Moisés, “entonces te vendiste, te ‘cañonearon’, te compraron, etc. La verdad es que son intolerantes y lo de ‘demócratas’ les queda enormemente grande”.

TRATAN DE APROPIARSE DE LOS PLANTEAMIENTOS AJENOS

Durante el discurso de José Adán Aguerri, reelecto presidente del COSEP durante los primeros días de septiembre, el empresario mencionó la necesidad de proceder transparentemente en los comicios generales del 2016.

Un llamado que los empresarios hacen históricamente desde que se creó el ente regulador privado. A la vez, Aguerri celebró los avances en materia económica del país, haciendo énfasis en el consenso público-privado que es un ejemplo para otras naciones.

Sin embargo, los del PLI, que estaban presentes en el evento, al día siguiente tomaron las palabras del líder empresarial para encabezar sus actos escénicos de todos los miércoles, indicando que Aguerri habló por ellos.

Al respecto el empresario mencionó en conferencia de prensa que “nosotros cuando hablamos lo hacemos en nombre del sector empresarial. Unos pensamientos son compartidos por unos sectores y otros no, eso es parte de una sociedad abierta y libre”. Descartado entonces por completo que este mensaje sea parte de la voz o de la mudez de estos promotores de la inestabilidad y respaldando la libertad que existe en Nicaragua para decir lo que se piensa.

SUS CAUSAS SON TRISTES

En un comunicado oficial, los del PLI expusieron su respaldo a Leopoldo López, uno de los instrumentos calificados como agentes contratados por fuerzas capitalistas para desestabilizar a Venezuela y Latinoamérica.

El texto cita: “La condena de Leopoldo López no es más que la reacción de un gobierno populista e ilegítimo, en contra de alguien por tener ideales distintos”.

Pero la realidad que no mencionan es que se trata de un condenado a 13 años de cárcel por promover manifestaciones violentas entre enero y mayo del 2014 que dejaron 43 muertos.

¡43 muertos y unos tres mil heridos! Y varios edificios del estado destruidos. Ya quisieran los opositores de Nicaragua que todo eso sucediera acá.

¡Qué causas más tristes! Pero al menos en la invención de “crisis” sí son perfectos. Siéntanse orgullosos entonces.

Erick Ruiz José
Periodista TN8
@Erick_Nicaragua