En caso de aplicación por la UE de su décimo séptimo paquete de restricciones contra el país levantino, ello significará la violación de la soberanía de un estado y del principio de no intromisión en los asuntos internos de una nación, afirmó.

Una declaración del funcionario ruso destaca que las sanciones del bloque comunitario ponen en duda los derechos del CS para actuar en materia del mantenimiento de la paz mundial.

Al mismo tiempo, advierte que Rusia no autorizará (en contra de las resoluciones del CS para el caso de Siria) la revisión de sus buques con bandera nacional y mucho menos participará en la aplicación de las sanciones unilaterales de la UE.

El más reciente paquete de restricciones europeas otorga la potestad a las naciones de la UE de inspeccionar buques o aviones en los que sospeche pueden transportarse armas o pertrechos que el bloque comunitario considere está dirigido contra el pueblo sirio.

Medios de prensa locales recuerdan formulaciones similares aparecidas tras la aprobación de polémicas resoluciones del CS de la ONU para prohibir el suministro de armas a Libia, pero que en la práctica solo supuso limitaciones para las tropas gubernamentales.

Lukashevich afirmó que Moscú se abstendrá de participar en las acciones relacionadas con las nuevas restricciones, en medio de informaciones de que miles de miembros de grupos armados penetraron en Siria para sumarse al diferendo del estado mesoriental.

Damasco anunció estar dispuesto al diálogo con la oposición, tras aplicar exigencias de una propuesta de la Liga Árabe de diciembre pasado para poner en práctica reformas en la esfera política, pero la oposición armada responde con nuevas acciones violentas.