Familias, estudiantes y militantes del Frente Sandinista de la ciudad de León, conmemoran este lunes el 59 aniversario del tránsito a la inmortalidad del poeta y héroe nacional, Rigoberto López Pérez, quien marcó el inicio del fin de la dictadura somocista.

León, cuna de Rigoberto, recordó a este héroe, como un ejemplo de valentía y orgullo nicaragüense, por haber luchado por la libertad de Nicaragua, y haber ajusticiado al dictador Anastasio Somoza García.

Actos de conmemoración también se realizan en diferentes municipios del país, recordando al Héroe Nacional.

Los profesores del Instituto Público República de Cuba, explicaron que desde el año 1949, en el diario “El Centroamericano”, Rigoberto ya se perfila con teoría política y en sus escritos atacaba a la dictadura Somocista.

El 21 septiembre de 1956 por la mañana, lo vieron andar recolectando para las festividades de Nuestra Señora de la Merced, y por la tarde se dirigió a su madre, doña Soledad, para que escuchara su poema "La confesión de un soldado".

Las familias de León, congregadas esta mañana en la casa natal y casa museo de Rigoberto, lo recordaron por estar consciente de que su patria estaba siendo saqueada, humillada, y ensangrentada por la dictadura somocista.

Al pie de un busto de Rigoberto, ubicado en la casa museo, citan sus históricas palabras: "Lo mío no ha sido un sacrificio sino, un deber que espero haber cumplido". Las familias aseguraron que el sacrificio de este héroe, valió la pena, y toma mayor valor en una Nicaragua bendecida, llena de amor y esperanzas.

Desde el Centro Cultural Sutiaba de León, la Promotoría Solidaridad de Juventud Sandinista 19 de Julio, realizó este lunes una fiesta a los adultos mayores y madres de héroes y mártires, conmemorando un aniversario más del tránsito a la eternidad del poeta Rigoberto López Pérez.

Mientras en la Casa Natal, los estudiantes de la Unan-León, prepararon una Exposición de la Insurrección de Septiembre 1978, además realizaron un performance con flores coloridas, que esbozan la caída de Rigoberto, al ser cruelmente asesinado por los esbirros somocistas.

La estudiante Clarissa Monges, destacó el poema "Ansias", de Rigoberto, el cual es considerado casi como un epitafio del héroe nacional.

Yo estoy sufriendo
Yo tengo el dolor de toda mi patria
y en mis venas anda un héroe buscando la libertad.
Las flores de mis días siempre estarán marchitas
si la sangre del tirano está en sus venas.
Yo estoy buscando el pez de la libertad
en la muerte del tirano

Los estudiantes también leyeron la "Carta de despedida a su madre" (doña Soledad) en la cual Rigoberto explica que el principal motivo que lo mueve a ajusticiar a Somoza, es ver a una Nicaragua libre de la nefasta dictadura.

El compañero Faustino González, rememoró las palabras de José Benito Escobar, quien explica que aquel 21 de septiembre "quien ajustició al tirano es un joven obrero que se desempeña como tipógrafo, en la ciudad de León.

"El ajusticiamiento se realizó en una fiesta preparada por el dictador, donde festejaba con toda alegría, el nuevo período presidencial que se había impuesto él mismo", indica el texto de Escobar, al mismo tiempo que detalla que en este ajusticiamiento, también participaron Ausberto Narváez, Cornelio Silva y Edwin Castro.

En horas de la tarde de este lunes, los leoneses estarán conmemorando en un acto central, desde la Casa Museo, el 59 aniversario del tránsito a la inmortalidad del poeta Rigoberto, y el importante legado que dejó este héroe de lucha, paz y libertad.