Su Santidad el Papa Francisco arribó este sábado a La Habana, Cuba donde fue recibido por el presidente Raúl Castro en el Aeropuerto Internacional “José Martí”, junto a autoridades políticas, gubernamentales y religiosas del país.

El Papa, procedente de Italia, llegó a la terminal aérea a las 4 de la tarde hora de Cuba (2 de la tarde hora de Nicaragua).

El Papa dedicó unos breves minutos a saludar a niños congregados entre la numerosa multitud que lo recibió con alegría y respeto.

En sus palabras de bienvenida, Raúl expresó la satisfacción del pueblo y el gobierno cubanos por la visita del Obispo de Roma, y reafirmó que en su estancia será objeto de múltiples muestras de respeto, afecto y hospitalidad.

El mandatario de la isla caribeña reafirmó que a los cubanos los ha guiado el ejemplo de los próceres de la independencia de nuestra América, y en especial se ha hecho realidad la lección del Apóstol José Martí de que Patria es humanidad.

Igualmente, Raúl agradeció hoy al papa su apoyo en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con EE UU, un “primer paso en el proceso hacia la normalización de los vínculos entre ambos países que requerirá resolver problemas y reparar injusticias”.

“El bloqueo, que provoca daños humanos y privaciones a las familias cubanas, es cruel, inmoral e ilegal, debe cesar”, afirmó Castro.

Manifestó que “los cubanos reciben con profundo sentimiento de afecto, respeto y hospitalidad, nos sentimos muy honrados con su visita, podrá apreciar que amamos profundamente nuestra patria por la que somos capaces de hacer los más grandes sacrificios, nos ha guiado siempre el ejemplo de los próceres de nuestra América quienes nos legaron dignidad valentía y generosidad, por ellos hemos sabido practicar el lema ‘de que patria es humanidad’”.

Recordó que el encuentro memorable que sostuvieron en mayo pasado en ciudad del Vaticano “brindó la oportunidad de intercambiar ideas acerca de los asuntos más importantes del mundo en que vivimos, los pueblos del América Latina y el Caribe se han propuesto avanzar a su integración en defensa de la independencia, la soberanía, sobre los recursos naturales y la justicia social, sin embargo, nuestra nación sigue siendo la más desigual en la distribución de las riquezas, en el continente gobierno legitimamente constituidos que trabajan por un futuro mejor se enfrentan a numerosos intentos de desestabilización, hemos seguido con mucha atención su pronunciamientos, la exhortación apostólica, la alegría del evangelio acerca de los temas sociales y la carta encíclica ‘Alabado Seas’”.

Manifestó que en la referida carta en la que se habla sobre el futuro y el cuidado del planeta y la humanidad, “me han causado una reflexión profunda que serán referentes para la próxima cumbre del desarrollo post 2015 que tendrá lugar en la ONU en el presente mes”.

Explicó que “el sistema internacional actual es injusto e inmoral ha globalizado el capital y convertido en su ídolo el dinero, hace de los ciudadanos meros consumidores, en vez de difundir el conocimiento y la cultura, los enajena con reflejos y patrones de conducta promovidos por medios que solo sirven para los dueños, la profunda y permanente crisis se ve con brutal crudeza en los países del tercer mundo, tampoco escapan de ella los países incluidos en el mundo industrializado, ofende la conciencia humana lo que pasa con los inmigrantes y los pobres, estos son los ignorados del mundo y claman por sus derechos en esta injusticia.

Recordó a su santidad sobre “su palabra en octubre del pasado año en el Vaticano y julio del presente en Bolivia, reiteró la necesidad de luchar unidos contra la pobreza y la desigualdad, por la dignidad del hombre y se refirió al derecho a la tierra y al trabajo para conquistar esos derechos se realizó la revolución cubana, por ellos reclamo Fidel en su histórico alegado de defensa”.

“Todo lo que hemos hecho ha sido calumniados y agredidos”, continúo.

El mandatario dijo que han “avanzado en nuestro modelo económico y social, para construir un socialismo democrático y preservarlo es garantizar la soberanía de la nación”.

Por su parte, el papa Francisco inició su discurso agradeciendo al presidente cubano Raúl Castro, por sus atenciones al momento de su recibimiento y por las palabras de bienvenida en nombre del pueblo cubano “a todo el Arzobispo y al pueblo cubano les agradezco su cordial recibimiento” exclamó.

De igual manera le hizo llegar un mensaje de respeto y consideración al expresidente Fidel Castro.

El Papa reiteró la celebración del 80 aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas ininterrumpidas entre la República de Cuba y la Santa Sede, indicando que “la providencia me permite llegar hoy a esta tierra cubana siguiendo las huellas indelebles del camino abierto de los inolvidables viajes apostólicos que realizaban en esta isla y los predecesores, como Juan Pablo II y Benedicto XVI, sé que su recuerdo suscita con cariño en el pueblo y las autoridades de Cuba”.

Asimismo, indicó que con este encuentro estaban “renovando estos lazos de cooperación y amistad” de tal forma que la iglesia continúe alentando al pueblo cubano para llevar por todos los medios necesarios el mensaje “del reino hasta las periferias existenciales de la sociedad” afirmó el Papa.

Además, indicó que el viaje que se encontraba realizando al país latinoamericano coincidía con el Bicentenario de la virgen de la Caridad del Cobre, la Patrona de Cuba por Benedicto XV.