Nicaragua se activó con éxito de manera preventiva ante la alerta de tsunami generada en el pacífico, luego del terremoto de 8.4 grados de magnitud que sacudió Chile la noche de este miércoles.

Tras la ocurrencia del poderoso movimiento telúrico frente a las costas chilenas, la Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, se comunicó con las familias nicaragüenses, a través de los medios del Poder Ciudadano, para dar a conocer la información y comunicar las medidas a tomar.

Aunque el Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico indicó en un boletín que para la región centromericana se podrían esperar olas de 0.3 a 1 metro, el Gobierno activó todos sus mecanismos de forma preventiva, entre ellos la activación de las sirenas de alerta temprana y los COMUPRED en cada localidad.

No se reportan connacionales afectados

La Compañera informó que tras los sismos se logró comunicación con la representación diplomática de Nicaragua en la nación sudamericana, y la Embajadora María Luisa Robleto reportó que todas las personas de origen nicaragüense que se encuentran en Chile, así como el personal que trabaja en la embajada están bien.

Comentó que una persona que habita en el lugar del epicentro, afortunadamente se encontraba en Santiago y la embajada pudo comunicar a su familia.

"En ese sentido estamos reportando sin novedad a los hermanos y hermanas que viven trabajan o estudian en Chile", señaló Rosario.

La Compañera también expresó la solidaridad del Gobierno de Nicaragua hacia Chile, por esta lamentable situación.

“Expresar toda nuestra solidaridad con el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, con el pueblo de Chile, nuestros hermanos chilenos tienen amplia experiencia y sabemos que la capacidad instalada está ahí, tanto en términos de las instituciones, de las entidades, como en términos de todo el aprendizaje de la población, para enfrentar este nuevo desafío de la naturaleza", expresó la Compañera.

La tierra está activa

La Compañera recordó que la tierra está activa. "Es lo que nosotros venimos diciendo todos los días cuando reportamos la gran cantidad de sismos, que sobre todo coinciden en épocas cercanas a los 4 momentos de cambio que hay en el año, equinoccio, solsticio, también con los movimientos de la luna", comentó.

"Se están dando movimientos de tierra de gran magnitud y tenemos que estar vigilantes, observantes", agregó.

Sistema funcionó

Por su parte, el doctor Guillermo González González, co-director del SINAPRED, aseguró que tras la activación de la alerta de tsunami, la población de las zonas costeras del país se movilizó hacia zonas más seguras demostrando la efectividad del mecanismo que el Gobierno Sandinista ha venido impulsando a fin de preparar a las familias nicaragüenses para actuar ante este tipo de situaciones.

“Exactamente a las 6:29 minutos de la noche se hizo sonar la sirena en todo el pacífico de Nicaragua e inmediatamente se activó el mecanismo de movilización de las comunidades costeras de cara a buscar las zonas de seguridad. Prácticamente en pocos minutos, las 83 comunidades que están en riesgo a la hora que se producen estos fenómenos se dio la movilización”, declaró González.

El funcionario aseguró que a raíz de la emisión de la alerta se ha mantenido comunicación constante con todas las estructuras del Sistema para que auxilien a las comunidades en su movilización.

“Esta acción se hace en función de esa alerta de tsunami, se ha movilizado cerca de 18 mil personas en toda la zona costera, la evaluación que tenemos es que funcionaron todas las sirenas, excepto tres que se tuvieron que activar posteriormente, lo cual contribuyó a que la población tuviera la información, la alerta inmediata, pero además los compañeros en toda la red social que funciona en las comunidades se encargaron de viva voz de movilizar a las poblaciones hacia las zonas de seguridad”, apuntó González.

González expresó que esta movilización ha sido valorada de muy exitosa, tomando en cuenta la situación que se está enfrentando, garantía de que a la hora de una situación de mayor envergadura la población la pondrá en práctica.

Familias demuestran lo aprendido

Haciendo uso de las rutas de evacuación y los planes de respuestas inmediata ante desastres naturales, las familias de las zonas costeras de Masachapa y Pochomil, se autoevacuaron a las zonas de seguridad previamente establecidas, tras la alerta de tsunami por el terremoto de 8.4 grados que golpeó a Chile este miércoles.

El Alcalde de San Rafael del Sur, compañero Noel Cerda, informó que al menos 1 mil 500 pobladores de este municipio de Managua, se movilizaron al escuchar la sirena (Sistema de Alerta Temprana), a lo largo de los más de 32 kilómetros de zona costera.

“Ante la amenaza de la presencia de un posible tsunami en la zona costera del municipio, la población ha puesto en práctica su capacidad de movilización. Al momento que el Sistema de Alerta Temprana se activó, la población acudió a sus zonas de seguridad, e hizo uso de las rutas de evacuación”, destacó.

Detalló que los Consejos de Desarrollo Humano hicieron presencia inmediata, y los Gabinetes de la Familia, se movilizaron, invitando a la gente a salir de sus casas, acatando la señal de alarma, y las instrucciones del Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo.

“Lo más importante es que la gente se auto evacúa. En el momento que las sirenas sonaron, se movilizaron a las zonas de seguridad. También el Comupred está activado, los puestos de mando activados permanentemente, y la alarma se activó un poco después de las seis de la tarde”, refirió.

Evacuación rápida

En menos de 15 minutos, se autoevacuaron familias de las comunidades Los Cajones, Quizalá, Barrio Villa Cobe, Edgard López, El Madroñal y Pochomil.

“Lo importante es que existe un sistema instalado, que lo hemos venido fortaleciendo a través de los Simulacros que hemos venido desarrollando”, expresó Cerda, quien además indicó que el próximo 22 de septiembre se realizará el tercer simulacro.

Hasta horas de la noche de este miércoles, las familias, comerciantes y pescadores de Masachapa y Pochomil, permanecieron en parques, calles y zonas de seguridad, acatando todas las medidas de seguridad.

“La alarma sonó normal, y nos alertó a todos. Estamos preparados para todo. Conocemos bien el movimiento de las olas, y cómo se comporta la marea a estas horas de la noche”, dijo el pescador artesanal, Roger Antonio Áreas, quien además refirió que han sido importantes los simulacros que han realizado en esta zona, “porque las familias se han apropiado de los planes de respuestas inmediata ante desastres”.

La pobladora Carmen Álvarez, recordó el maremoto que arrasó con varias viviendas en Masachapa en 1992.

“Ahorita no ha sucedido nada, gracias a Dios. Todo está tranquilo. No queremos revivir el maremoto de 1992, que fue horrible. En aquel entonces, las olas arrasaron con todas estas viviendas. Ahora estamos alertas, cualquier cosa salimos de nuestras casas”, manifestó.

Pescadores de la zona, aseguraron que no entrarán a faenar, hasta que las autoridades del gobierno local les autoricen, tomando en cuenta el riesgo que corren si, en las próximas horas, el oleaje pudiera incrementarse.