La actriz Emilia Clarke, que da vida a Daenerys Targaryen en Juego de Tronos, ha cargado contra las escenas eróticas y de sexo tan habituales de la popular serie y en las que en más de una ocasión ha tenido un papel protagonista.

La artista británica, de 28 años, ha asegurado que estas secuencias son “gratuitas” y que se emplean con el único fin de “atraer a la audiencia”, según declaraciones recogidas por The Telegraph. Además, ha puesto énfasis en que estas escenas no suelen tener importancia dentro del discurso de la ficción.

Sus dotes de actuación

Fuentes del reparto han señalado al diario británico que había una compañera del reparto que se oponía a estos desnudos porque quería que se le conociera más por sus dotes de actuación que por su cuerpo.

La propia Clarke, por su parte, señaló en declaraciones a Daily Mail que no puede soportar este tipo de escenas. “Me estremezco con este tipo de cosas”, añadió la actriz que interpreta a Daenerys Targaryen.

“La mayor parte de las escenas de sexo que se ve en las películas y en la televisión son gratuitas y normalmente se utilizan para atraer a la audiencia”, señaló en una intervención en la que reclamaba “más sutileza” para los productos que se emiten por la pequeña pantalla.