Los países miembros aún no se deciden sobre la cifra de refugiados que deberían recibir como parte de la repartición propuesta por el bloque.

La Unión Europea (UE) aún no logra ponerse de acuerdo sobre la cuota de refugiados que recibirán sus países miembros, debido en gran medida a la resistencia de Alemania en torno al texto legal.

En principio, la Comisión Europea (CE) planteó la cantidad de 120 mil refugiados, quienes deberían ser recibidos en estas naciones tras abandonar sus países en conflicto.

Siria, Afganistán, Libia, Yemen son los países con mayor cantidad de desplazados por las guerras que se viven en esos territorios.

“Aunque el texto ya no molestaba a los mas reticentes, ahora no parece suficiente para otros", indicó un portavoz de la cancillería alemana a la agencia EFE.

El bloque espera que durante la reunión de este lunes se llegue a un acuerdo final para definir si esa será la cifra en que se repartirán los llegados a Grecia, Italia y Hungría, y que se suma a los 40.000 demandantes de asilo que la UE pidió reubicar en mayo.

No será hasta el próximo 8 de octubre cuando los 28 países miembros acordarán el reparto de los 120 mil refugiados.

Schengen se reduce

Además de la polémica que se ha generado con la cuota a repartir, el popular espacio Schengen cada día se vuelve más estrecho para quienes podían circular de forma libre por 26 de los países miembros de la UE.

El establecimiento de controles se lleva a cabo desde 1995, cuando fue establecido el acuerdo, pero debido a la ola de refugiados que se vive con quienes huyen de dura realidad de sus países de origen, se ha impulsado el reforzamiento de la seguridad de los países más distantes del espacio.

En ese sentido, Hungría y Grecia son naciones que se plantean redoblar sus medidas para frenar el flujo más grande de refugiados, que esperan valerse de las políticas de Schengen para llegar a otros países europeos.

La situación que enfrenta el bloque comunitario ante el flujo de refugiados llevará a un encuentro este lunes entre la canciller federal alemana, Angela Merkel, y el presidente de Francia, François Hollande.

Merkel y Hollande planean crear una lista de países cuyos ciudadanos que no podrán solicitar asilo, y buscan, al mismo tiempo, acelerar el establecimiento de centros de acogida de inmigrantes en Grecia e Italia.

La problemática de los refugiados se ve de igual forma más acentuada debido a quienes han intentado hacer un negocio con el viacrucis que estos deben enfrentar para trasladarse desde sus países de origen hasta Europa.

Ministros de Interior de la Unión Europea se han planteado el uso de la fuerza para combatir contra los traficantes de personas, a quienes pretenden responsabilizar de la crisis y del incremento del flujo de personas provenientes de naciones árabes, principalmente.

Sin embargo, la UE tiene que esperar que la ONU dé el visto bueno para el despliegue de dos buques alemanes, uno italiano y uno británico, en el mar Mediterráneo, que pretenden abordar a naves que consideren sospechosas.

A pesar de que las naciones del bloque pretenden combatir el problema con cuotas de refugiados o con el uso de la fuerza para frenar el tráfico, diversas voces, incluso de propias autoridades europeas, han denunciado la responsabilidad del llamado viejo continente en la crisis, pues varios países europeos brindan apoyo a grupos armados que agravan los conflictos armados y la inseguridad en esas naciones.

La creciente presencia de grupos extremistas

El peso que ha tenido la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) -alianza que en su mayoría está conformada por países europeos- en la intervención militar en países como Yemen o Libia, va acompañado en la actualidad por la creciente presencia de grupos extremistas.

Así lo explicó el internacionalista, Lajos F. Szaszdi en Agenda Abierta transmitido por teleSUR, donde aseguró que países como Turquía, Egipto y Arabia Saudita financian grupos terroristas “con el objetivo de derrocar gobiernos”.

Señaló que esa es la realidad que ataca actualmente a Siria, país que no solo lucha contra una oposición armada sino que debe combatir a militantes del Estado Islámico, grupo que también se ha involucrado abiertamente con el tráfico humano.

Precisó que Jordania “que ha colaborado con Arabia Saudita, está siriviendo de base para apoyo de grupos extremistas contra Siria”. Al mismo tiempo, criticó que estos países pretendan pasar la problemática a Europa solamente.

Siria ha generado el mayor número de desplazados internos mundialmente con 7.6 millones y de refugiados con 3,88 millones al final de 2014, según un informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

La mayoría de los desplazados se han unido a la travesía de cruzar el mar Mediterráneo, para buscar mejores oportunidades en Europa.

Ante la crisis, Alemania, primera potencia de la UE, se ha planteado la acogida de 800 mil refugiados. Sin embargo, el ministro alemán del Interior, Thomas de Mazière, aseguró que Alemania busca implementar controles que detengan el flujo migratorio.