Con un colorido desfile hípico, música y mucho folclor, las familias del municipio de Mateare (Managua), celebraron este domingo a la queridísima Virgencita de Mercedes: luz, guía y camino de bendiciones.

En el tradicional hípico, desfiló la mejor genética de caballos peruanos, españoles e iberoamericanos, no solo de Mateare, sino de varios departamentos del país.

Terencio de Jesús Díaz, es poblador de Granada, sin embargo llegó este domingo hasta Mateare, para participar en estas hípicas, partiendo de su amor y pasión por los caballos.

“Venimos a disfrutar de esta alegría. De estas fiestas patronales y estas hípicas de paz y amor. Esta alegría es propia de los nicaragüenses. Y también celebramos a la Virgen de La Merced, con mucha devoción”, sostuvo.

La mateareña, Nanci Valencia, llegó acompañada de toda su familia, incluyendo abuelos. Destacó que año con año, nunca faltan a estas fiestas hípicas, porque la tradición de celebrar a la Virgen de Mercedes, ha venido creciendo de generación en generación.

“Está tranquilo, como todos los otros años. Los mateareños siempre realizamos varias actividades, porque para nosotros, la Virgen de La Merded es un símbolo de amor que nos une en fiesta y alegría”, sostuvo.

De igual manera, Roger Salgado, expuso que generalmente muchas familias de Managua y occidente se unen para celebrar estas hípicas, que son muy atractivas por la gran cantidad de caballistas que participan.

“Nosotros traemos un caballo potro, cruzado con iberoamericano. Lleva mucho cuido y atención, y hoy lo traemos aquí, a participar en este evento, una gran oportunidad para compartir en familia”, manifestó.

El jefe de la Policía de Mateare, compañero Edgar Antonio Castellón, destacó que estas fiestas se desarrollaron con total orden y tranquilidad, en medio de un ambiente festivo y seguridad, con una asistencia masiva.