Los tiangues de la Avenida de Bolívar a Chávez lucen todos los fines de semana repletos de familias orgullosas de una Nicaragua donde se puede disfrutar en tranquilidad y con la alegría de contar con verdaderos espacios de recreación y esparcimiento para todos los nicaragüenses.

En el Tiangue la Fe, ubicado frente al Teatro Nacional Rubén Darío, la algarabía no tiene parangón alguno ante la gran cantidad de niños que llegan con sus padres y abuelos a ver el show de payasos y pinta-caritas.

Ahí el ambiente festivo con música, concursos, juegos y regalos da un ejemplo de cómo los nicaragüenses viven estos Nuevos Tiempos.

“Estamos muy contentos, todos los fines de semana traigo aquí a los nietos porque a ellos les gusta, ellos corren, les gustan los payasitos. Ellos se divierten y nosotros también”, dijo el señor Roberto Chavarría.

“Gracias a nuestro Gobierno, al Compañero Daniel, a la Compañera Rosario por esto que nos da todos los fines de semana”, manifestó este poblador.

Con sus diferentes atracciones, la Avenida se ha convertido en el principal punto de reunión familiar, de tal manera que cuando uno la recorre no hace más que alejarse de la cotidianeidad y admirar el verdadero espíritu nicaragüense.

“Los niños se divierten, es muy bueno lo que está haciendo el Gobierno, es una gran inversión para los niños y para nosotros también”, destacó Ana María Membreño.

Las Güirilas de la Avenida

De todos los atractivos de la Avenida, los tiangues ocupan lugar especial, ya que ahí siempre hay presentaciones culturales y venta de diversos productos nacionales.

En el Tiangue de la Fe, la señora Lubis Margarita Ruiz junto a 5 personas más prepara las sabrosas y muy tradicionales güirilas con cuajada y crema, una verdadera delicia que los managuas solían disfrutar solamente saliendo de la ciudad, pero que ahora gracias a la iniciativa del Gobierno está, mejor dicho, a un solo paso.

“Esta es una bendición que nuestro Comandante nos ha abierto a nosotros los pobres para venir a trabajar”, afirmó Ruiz, quien es oriunda de El Coral, Chontales.

“La gente las pide bastante. Todos los fines de semana me están llamando para venir acá con estas riquísimas güirilas”, indicó esta comerciante, quien también tiene un puesto en la terraza número 5 del Parque Nacional de Ferias.

Para las familias la necesidad de que se abran estos espacios es algo que poco a poco ha venido cumpliendo el Gobierno.

“Yo creo que los nicaragüenses vivimos deseando estos espacios, porque la realidad es que queremos comer güirilas, pero ¿dónde hay?, ahora sabemos que aquí sí las hay”, destacó Ana María Sánchez.

En los tiangues además se pueden adquirir las deliciosas rosquillas somoteñas, los quesillos, las fritangas, los refrescos naturales, y una gran variedad de cosas propias de la gastronomía nacional. Igualmente hay frutas, hortalizas y productos agroindustriales procesados por los pequeños productores nicaragüenses.