Hasta siete muertos y 10 desaparecidos llegó el saldo del tifón Etau, cuyas lluvias acompañantes mantienen inundadas 40 kilómetros cuadrados de la ciudad de Joso, confirmaron hoy fuentes del gobierno japonés.

El reporte también da cuenta que unos dos mil agentes de la policía, bomberos y militares continuaban hoy en la búsqueda de personas mediante helicópteros y embarcaciones.

Joso recibió el impacto de las aguas desbordadas del río Kinuwaga al desplomarse este jueves unos diques que contenían el curso de la vía fluvial.

Esa ciudad, perteneciente a la prefectura de Ibaraki, al nordeste de Tokio, la capital, permanece sin los servicios básicos, mientras la Agencia de Meteorología aconseja mantenerse alerta ante otras posibles inundaciones y deslaves.

La Autoridad de Información Geoespacial se valió de imágenes aéreas para estimar la extensión de las inundaciones en el este y el noreste de Japón y consideran que en la zona anegada se levantan unos 20 mil inmuebles, entre oficinas, residencias particulares, negocios, fábricas y almacenes.