El político Jeremy Corbyn resultó electo nuevo líder del laborismo británico, un resultado anunciado hoy que marca un cambio en ese partido al tratarse del candidato con posturas más a la izquierda.

Aunque algunos pensaron que su fama de rebelde y contestatario sería un obstáculo, el veterano de 66 años se impuso con el 59,5 por ciento de los votos, seguido de lejos por Andy Burnham con solo 19 por ciento.

Corbyn también venció sobre Yvette Cooper (17 por ciento) y Liz Kendall (4,5).

Tras obtener la victoria, el miembro de la Cámara de los Comunes durante 32 años prometió que fomentará un Partido Laborista incluyente, que escuche a todos sus militantes.

Reafirmó su mensaje contra la austeridad y el recorte del gasto público, palabras que marcaron su campaña durante las primarias.

De acuerdo con el político, la crisis económica ha sido el pretexto utilizado por el gobierno conservador para introducir las medidas de austeridad, que han impactado principalmente en los sectores más pobres.

Aseguró que como líder del laborismo trabajará por lograr no solo victorias electorales para su partido, sino victorias emocionales para toda la sociedad, en tanto demostrará que la pobreza no es inevitable y el mundo no tiene que ser injusto.

Durante la campaña, Corbyn mantuvo el mensaje de volver a nacionalizar rubros como la energía y el servicio de ferrocarriles, ideas que lo ratificaron en el ala más radical de su partido.

Las primarias laboristas se realizaron luego de la dimisión del exlíder Edward Miliband, quien renunció a causa del fracaso electoral sufrido por la formación en los comicios de mayo último.

Miliband expresó hoy que apoyará al nuevo jefe del partido desde su puesto de diputado, y llamó a todos los militantes a respaldarlo.