El trabajo firme de los brigadistas del Ministerio de Salud, para hacer frente al dengue y chikungunya, no se detiene, realizando labores de fumigación y abatización, recorriendo a pie los barrios, realizando visitas casa a casa, hasta erradicar los criaderos de mosquitos.

La mañana de este viernes, los brigadistas se desplazaron por 15 barrios del distrito III de Managua, entre ellos Altagracia, Omar Torrijos y Tierra Prometida, donde la misma población se sumó a esta intensa jornada anti epidémica.

El compañero Alfredo Hernández Castro, Técnico de Control de Vectores, informó que cada día se viene intensificando más esta labor, como una orientación directa al Minsa de parte del Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo.

“Estamos acatando esta orientación, entrando a todos los barrios, fumigando, abatizando, botando calaches. Las familias están contentas, están satisfechas porque en gran medida hemos logrado ir reduciendo estas enfermedades que azotan al pueblo”, expresó.

Los pobladores del Barrio Altagracia, manifestaron que es importante fortalecer el equipo de brigadas del Minsa, y sumarse a esta campaña.

“Es necesario crear lazos, fortalecer el trabajo territorial, y salir todos a dar la cara por este importante plan; sabemos que es por el bien de nuestros niños, para que ya no sufran más estas enfermedades”, dijo Roxana López, habitante de este sector.

De igual manera, Maritza González, explicó que en este barrio se han dado varios casos de dengue, y esto ha mantenido alarmadas a las familias, de aquí que todos están conscientes de la importancia de erradicar los criaderos de mosquitos, y dejar entrar a las brigadas del Minsa a fumigar sus patios.

“Es responsabilidad de todos participar en esta campaña. Estamos claros que el Gobierno hace un gran esfuerzo por enviar a estas unidades hasta estos barrios, porque tenemos un Presidente que se preocupa por la salud de su pueblo; por lo que es deber de nosotros colaborar”, dijo González.

Autoridades del Minsa, han reiterado el llamado a las familias nicaragüenses, que ante señales sospechosas de dengue y chikungunya, acudir inmediatamente a los centros de salud más cercanos, y no automedicarse.