Un inmenso ‘tornado’ fue captado por los observatorios terrestres mientras giraba encima de la superficie del sol.

Su imponente presencia duró 40 horas, entre el 1 y el 3 de septiembre, de acuerdo a la NASA, que mantuvo observación sobre el fenómeno.

La formación parecida a un tornado fue descrita como una “pequeña, pero compleja masa de plasma”.

El tornado alcanzó, de acuerdo a estimaciones de los expertos, los 2.8 millones de grados centígrados y alcanzó unos 70.000 kilómetros de altura, con un tamaño estimado en 5 veces el diámetro de la Tierra.

Este tipo de formaciones se relacionan a un proceso solar llamado “reconexión magnética”, que básicamente convierte las fuerzas magnéticas del sol en calor y movimiento.

De acuerdo a los expertos, la formación de “plumas” de plasma son normales en la superficie del sol, pero raramente forman un vórtice.