Un coche-bomba explotó cerca del Ministerio de Hacienda de El Salvador, en la capital del país centroamericano.

El vehículo, tipo sedan, marca Hyundai, había sido reportado como robado y fue abandonado en el lugar por tres sujetos aproximadamente a las 11:30 de la noche del jueves, según informaciones oficiales.

Minutos después el auto explotó.

No se reportaron personas lesionadas tras el atentado.

De acuerdo a la policía salvadoreña, están tras la pista de los responsables, pero aún no han sido capturados.

Este es el primer atentado contra una institución de Gobierno, aunque no la primera ocasión en que se activan las alarmas. El pasado 28 de agosto otro automóvil con explosivos en su interior fue abandonado en la zona del Ministerio de Justicia y Seguridad, en el Centro de Gobierno, pero fue desactivado antes que detonara.

De acuerdo a Hato Hasbún, comisionado Presidencial para la Seguridad, esta acción criminal se trata de una reacción de las pandillas ante las acciones del Gobierno.