El papa Francisco reiteró hoy la necesidad de acciones conjuntas y efectivas ante el creciente deterioro ambiental y señaló que son los pobres quienes más sufren las graves consecuencias del cambio climático.

Durante un encuentro con miembros de la Fundación para el Desarrollo Sostenible, el Sumo Pontífice abogó por una cooperación estrecha entre gobiernos e instituciones en la búsqueda de alternativas y soluciones ante la problemática existente.

Asimismo, recordó que cada individuo debe actuar con responsabilidad desde su familia, trabajo y como parte de la sociedad civil.

La ciencia y la tecnología ponen en nuestras manos un poder sin precedentes. Es nuestro deber con la humanidad y en especial con los pobres y las generaciones futuras usarlo para el bien común, afirmó.

En referencia a la cumbre mundial sobre cambio climático a celebrarse a fines de este año en Francia, señaló que constituye una oportunidad para establecer alianzas auténticas y pidió llegar a acuerdos efectivos.