A pesar que el periodo lluvioso en nuestro país se ha visto afectado grandemente por el cambio climático, productores de sorgo del occidente se encuentran con muchas expectativas de producción a desarrollarse durante los meses de septiembre y octubre, aduciendo que posiblemente las precipitaciones sean mayores para este tiempo.

Las pequeñas lloviznas registradas en los últimos días han permitido que los trabajadores del campo preparen las condiciones para el cultivo, además del apoyo financiero que les brinda el gobierno a través del Programa CRISSOL, recursos que están siendo utilizados para la adquisición de semillas, preparación de la tierra y el pago de otros servicios.

“Las familias productoras de Chinandega tenemos expectativas muy buenas porque el gobierno actualmente nos está brindando la oportunidad a través de CRISSOL de aplicar a la siembra de sorgo, logrando así innovar en otras variedades de semillas. Ya tenemos las tierras preparadas, a esperas de la lluvia pues lo que ha llovido no es suficiente” dijo Ana Acevedo.

Ante las variantes climáticas, muchos productores que hoy se dedican al cultivo de sorgo, anteriormente producían otros granos como maíz y ajonjolí, sin embargo actualmente están diversificando sus parcelas, proceso en el que también están contando con el respaldo del gobierno a través del Gabinete de Producción Consumo y Comercio, con quienes sostienen constantes encuentros para analizar la situación y encontrar alternativas de trabajo.

“Antes cultivábamos maíz, ajonjolí, sin embargo ahora vamos a diversificarlo pues la sequía nos está enrumbando a esas nuevas prácticas. Nosotros estamos confiando en Dios en que la situación va a mejorar aunque sea en los últimos meses del invierno, ya estamos en el periodo de postrera, por tal razón la próxima semana esperamos la lluvia para iniciar nuestro trabajo” añadió.

La irregularidad en las lluvias, podría generar algunas afectaciones agrícolas, dando origen al no cumplimiento de las metas trazadas en la entrega del sorgo a las empresas avícolas, por tal razón, productores y gobierno trabajan de la mano para enfrentar dicha situación para que al final ambos sectores no tengan mayores afectaciones económicas.

“Estamos trabajando junto al gobierno en la creación de políticas para que nosotros podamos cumplirle muchas veces a las entidades bancarias con las que trabajamos. Debido a la falta de lluvia lamentablemente no vamos a cumplir con las metas de producción ya que no hubo cosecha de primera, lo cual genera un déficit productivo del 20%, únicamente consideramos alcanzar un millón y medio de quintales de sorgo en toda la franja del pacifico” señaló Francisco Vargas.

La esperanza de los productores de este rubro es que en los próximos días las lluvias sean más frecuentes y abundantes, lo cual les estaría permitiendo recuperarse durante el periodo de postrera.