La juventud junto a combatientes y colaboradores históricos del Frente Sandinista del departamento de León conmemoraron este miércoles el 37 aniversario de la insurrección de septiembre.

El levantamiento de septiembre de 1978 fue un paso crucial en la lucha contra la Dictadura de Somoza, que permitió al pueblo y al Frente medirse a la Guardia y así definir una estrategia para su posterior derrota.

Esta conmemoración conllevó diversas actividades. Entre estas un conversatorio en la Casa Museo Rigoberto López (Antigua Casa del Obrero) entre los jóvenes de ayer y los jóvenes de hoy.

En el Conservatorio se destacó la importancia de la juventud en la labor revolucionaria en los años previos a la Revolución y el acompañamiento que hoy debe darle a los procesos de restitución de derechos.

"Ustedes los jóvenes son el futuro de Nicaragua, tienen la responsabilidad de defender nuestra patria, de defender las conquistas revolucionarias", destacó la luchadora histórica Martha Camacho.

Camacho recordó que gracias a la entrega de los héroes y combatientes del Frente es que se logró liberar al país y facilitar el camino hacia lo que hoy están disfrutando las nuevas generaciones: educación, salud, paz y otros derechos ciudadanos.

Arturo Oviedo, coordinador municipal de la Juventud Sandinista, catalogó el encuentro como muy enriquecedor al permitir a los jóvenes apropiarse de tantos conocimientos de lucha y entrega.

Oviedo señaló que fue precisamente en septiembre cuando se conmemoran fechas inolvidables como la Independencia, la Batalla de San Jacinto y el ajusticiamiento de Somoza García a manos de Rigoberto López.

Roger Jerez, combatiente histórico, aseguró que lo que vivió Nicaragua no fue una guerra civil como las que tantas veces hubo entre liberales y conservadores que buscaban el poder para beneficio personal.

Además del conservatorio, también se realizó una marcha por las principales calles de León y se depositó una ofrenda floral en el Mausoleo a los Héroes y Mártires.