Más de 200 viviendas del Barrio 380 fueron fumigadas por los brigadistas del Ministerio de Salud (Minsa), como parte de la jornada de lucha contra el dengue y el chikungunya.

Además de la fumigación, los médicos del Centro de Salud “Roberto Herrera” instaron a las familias a identificar y destruir los criaderos de zancudos.

Los pobladores de este barrio capitalino destacaron la jornada desarrollada por el Gobierno Sandinista de cara a reducir los índices de enfermedades como del dengue y chikungunya.

Explicaron que es importante que la población colabore con estas jornadas para que la lucha contra el aedes aegypti sea eficaz.

"Lo que pedimos como ministerio de salud es la eliminación y destrucción de criaderos, si nosotros eliminamos los criaderos vamos a evitar que nazca ese zancudo y nos cause problemas del dengue como del chikungunya, déjennos entrar a las casas para abatizarle, para fumigarle y acompañen la destrucción de criaderos", indicó Karen Villagra, directora del Centro de Salud Roberto Herrera.

Marbely Espinoza, pobladora del barrio 380, dijo que la jornada de salud es importante porque de esa manera se destruyen los criaderos de zancudos.

Bertilda Martínez, vecina del lugar, dijo que ya no se aguantan los zancudos en ese sector y relató que hay muchas personas que están enfermas de chikungunya.

"Esto es importante porque tenemos que destruir los criaderos. A la gente que no abre la puerta de su casa cuando fumigan les decimos que dejen entrar a los brigadistas para que se acaben los casos de dengue y chikungunya", expresó Martínez.