Alejandro Maldonado ocupará la presidencia hasta el próximo 14 de enero de 2016 tras la renuncia de Otto Pérez Molina, acusado de corrupción.

Al asumir el cargo, el presidente interino de Guatemala solicitó a los actuales ministros poner sus cargos a la orden a fin de lograr una transformación profunda en la vida política y social de todos los guatemaltecos.

Sostuvo que el nuevo Gobierno debe surgir de la necesidad y la confianza y las demandas ciudadanas. “Se debe trabajar unidos para lograr un verdadero cambio en Guatemala”, expresó.

Alejandro Maldonado fue elegido vicepresidente por el Congreso para este cargo el pasado mayo con 115 votos a favor y 29 en contra. Sustituyó a Roxana Baldetti, quien dimitió tras ser acusada por el mismo caso de corrupción que se le imputa a Pérez Molina.

Durante su carrera política, Maldonado ha sido una pieza pieza clave para solucionar las crisis de los principales grupos de derecha, tales como: Evitar la extradición del dictador Ríos Montt o anular la sentencia del juicio por genocidio.

A principios de los años setenta, Maldonado Aguirre se integró al partido Movimiento de Liberación Nacional (MLN), fundado por Mario Sandoval Alarcón y financiado por Estados Unidos (EE.UU). Con esta formación de extrema derecha fue diputado desde 1966 hasta 1970, cuando fue expulsado por Alarcón, junto al actual alcalde capitalino, Álvaro Arzú Irigoyen.