En ese sentido el compañero Pedro Haslam, director del Instituto de Desarrollo Rural (IDR), recordó que la producción de maíz también está creciendo por acciones como el programa CRISSOL que está incorporando a 50 mil 800 pequeños productores y productoras, en tanto que está habilitando unas 101 mil 600 manzanas para la siembra.

El rápido crecimiento de la producción maicera de primera en Nicaragua refleja un cambio de cultura productiva en el país, dado que el período productivo de primera era normalmente minoritario hace algunos años, dirigido a producir maíz para autoconsumo de las familias campesinas y para la producción de semilla, destacó a EL 19 DIGITAL el presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos, Álvaro Fiallos.

De hecho, entre esas acciones que han ido estabilizando el mercado del maíz están los acuerdos alcanzados en las mesas productivas, donde se reúnen los sectores campesinos, el Estado por medio de Ministerio Agropecuario y Forestal, el Instituto de Desarrollo Rural y la Empresa de Alimento Básicos.

Necesidades de maíz van por buen camino

Al respecto, Fiallos manifestó que con los niveles de producción de maíz que están por salir de la cosecha de primera, ya se están pasando la mitad de las necesidades anuales de consumo del país, que es de aproximadamente 12 o 13 millones de quintales.

En ese sentido, de acuerdo con el compañero Fiallos, Nicaragua no avizora problemas en el consumo de maíz, antes bien y de acuerdo a como van las lluvias de la presente temporada invernal en las zonas más productivas, el país tendrá, Dios mediante, una buena cosecha del grano blanco.

En definitiva, según el dirigente de la UNAG, la producción de maíz de primera en Nicaragua cambió y podría continuar creciendo, al punto que a los productores ahora lo que les preocupa es que el precio no vaya a bajar afectándoles, sin embargo los acuerdos de las mesas productivas, como la del maíz y del frijol, inciden incluso sobre el comportamiento del grano blanco en el sector comercial.

Cosecha de maíz de primera es ahora la más fuerte

“Lo mejor es que vamos desarrollando la capacidad de negociar contratos de compra venta en las distintas cosechas de granos”, destacó Fiallos, quien añadió que la cosecha de seis o siete millones de quintales en primera es suficiente para completar las necesidades nacionales de abastecimiento con la postrera y el apante si el invierno continúa siendo adecuado para la producción.

Fiallos explicó que ahora la cosecha de maíz de primera es la más fuerte, antes era la de postrera, añadiendo que el pueblo de Nicaragua es realmente un consumidor de maíz por excelencia.