Una nueva realidad viven familias de la comunidad Masapa, municipio de Diriamba, departamento de Carazo, al llegar por primera vez el suministro de energía eléctrica domiciliar.

18 viviendas, unos cien habitantes, ya no volverán a estar a oscuras, ni tendrán que caminar varios kilómetros para poder cargar sus celulares; ahora podrán guardar sus alimentos y bebidas, productos que antes no podían tener en el hogar por falta de energía.

El candil y la plancha de carbón son hoy objetos que forman parte de los recuerdos, gracias al programa de electrificación nacional que ha impulsado el gobierno del Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, a través de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel).

En esta comunidad costera, que está bendecida por ríos y el mar, se construyó una red de electrificación de un kilómetro, siendo la inversión de 771,471.89 córdobas.

Adiós a la oscuridad

Carlos Manuel García, de 42 años contó que tiene 10 años de vivir en la comunidad y desde entonces ha vivido un calvario al no poder tener energía en su hogar. García ha tenido que caminar hasta seis kilómetros diariamente e incluso dos veces al día para poder cargar su celular.

“Antes no teníamos energía y hoy que tengo me siento muy alegre y agradecido por tener luz. Ahora vamos a tener más cositas, como un refrigeradora”.

“Recuerdo que para conseguir un fresquito teníamos que ir hasta La Boquita a comprarlo, nos íbamos de cruzada, pero ahora con la energía vamos a tener lo propio aquí y ya no vamos a tener que caminar para eso y para cargar los celulares donde un familiar o alquilar en la venta más cerca”, contó García.

Otra historia muy parecida es la de la señora María Díaz Díaz. “El gobierno es el único que puede hacer eso realidad. Ahora en Masapa nos sentimos felices, porque ya no vamos a estar en estas tinieblas; un cambio en todo, ya voy a poder ver tele y plancharé sin ‘fueguiarme’”.

“Ahora podemos hacer un negocio como poner un proyecto de pesca, podemos vivir de un acopio o de la venta de helados, frescos y hielo”.

“Cuando no teníamos energía y yo venía de trabajar compraba la libra de pollo solo para un tiempo porque no podíamos guardarlo, ni la gaseosa, los frescos o las verduras”, afirmó María.

Energía eléctrica es progreso

“La vida cambia sustancialmente porque ahora los niños tienen mejores condiciones para estudiar. La comunidad es costera y con la energía ahora ellos pueden tener freezer, donde pueden tener los productos del mar para no entregarlos tan rápidamente y de esa forma tener un mejor precio por ello”, dijo Fernando Baltodano, alcalde de Diriamba.

“Estos 31 proyectos que se han realizado significan una inversión de 33 millones de córdobas. Diriamba es el municipio que tenía más proyectos de energía eléctrica”, indicó Francisco Sequeira, representante de Enatrel.

Sequeira resaltó que para el 2017 se espera que el 90 por ciento de los nicaragüenses tengan energía eléctrica de calidad en sus hogares.