El compañero Carlos Emilio López, actual miembro de la Comisión de la Familia en la Asamblea Nacional y el Subprocurador de Derechos Humanos, Adolfo Jarquín Ortel, coincidieron en señalar que la Campaña de Promoción de Valores para prevenir el ‘Bullying’ o maltrato escolar, no es más que la promoción de una cultura de paz y convivencia pacífica.

“Esta campaña es de promoción de valores para vivir en respeto a la diversidad. El bullying es una expresión anglosajona que significa acosador, maltratador, humillador a los más débiles, a los diferentes, entonces esta campaña es una campaña de promover la cultura de la diversidad a lo interno de los escuelas”, indicó Carlos Emilio.

Agregó que el Ministerio de Educación, el Ministerio de la Familia y todas las instituciones del sistema de bienestar social están interactuando en el marco del modelo de Fe, Familia y Comunidad, que tiene como centro a la persona y su implementación va a traer muchos beneficios, porque se va a fomentar una cultura de paz entre las nuevas generaciones.

Campaña de paz para el desarrollo

“Esta campaña va a permitir que Nicaragua sea una sociedad sostenible, estos valores que se promueven entre la juventud hoy de armonía, de tolerancia, de convivencia pacífica, si las nuevas generaciones las interiorizan, las encarnan, las asimilan y hacen suyos todos estos valores, la sociedad que tendremos en el futuro será fuerte y consolidada, una sociedad que respira paz, y la paz es la base fundamental del desarrollo humano”, dijo Carlos Emilio, quien fungió hace varios años como Procurador de la Niñez y Adolescencia.

Recordó que el acoso escolar, no es más que la violencia física o psicológica en las relaciones cotidianas dentro y fuera de las escuelas. Destacó que en Nicaragua gracias a Dios, el bullying no es un fenómeno social a como ocurre en otras naciones, donde los niñ@s victimas, sufren depresiones, se retiran de los colegios y en casos más extremos hasta se suicidan.

Jóvenes, principales protagonistas

“En Nicaragua se han presentado casos aislados y esta campaña no se está impulsando porque tengamos una epidemia, como ocurre en otros países, gracias a Dios y gracias al modelo de derechos y desarrollo que se está impulsando; esta campaña es para evitar que eso ocurra, es para prevenir”, dijo Carlos Emilio, quien resaltó que en este esfuerzo los niños, las niñas y jóvenes serán los protagonistas centrales junto a los padres y maestros.

El subprocurador de Derechos Humanos, Adolfo Jarquín Ortel, aplaudió que en Nicaragua exista un gobierno preocupado por prevenir este fenómeno.

“Es una campaña bien positiva que viene a dar resultados positivos a favor de la convivencia pacífica que se debe de implementar en Nicaragua. Todos los sectores debemos de contribuir que en Nicaragua exista una convivencia pacífica, que se fundamente la paz y que todos vivamos en una sana paz y sin violencia”, dijo Jarquín Ortel.

El experto en derechos humanos, coincidió con Carlos Emilio en señalar que Nicaragua no vive marcadamente este fenómeno social, pero que bien hace las autoridades del país en promover una campaña dirigida a la prevención.

“Esta campaña desde el marco de restitución de derechos, desde el marco de defensa de los derechos humanos es una campaña positiva que solamente la puede implementar un gobierno que tiene una política de estado en materia de restitución de derechos”, señaló el funcionario.

Manifestó que los padres de familia deben contribuir desde sus hogares a promover valores de armonía y paz, pues recordó que el niñ@ se viene formando desde el seno de la familia, desde los ejemplos que le brindan su padre y madre.

“A los niños se les debe inculcar valores morales que sean positivos que sirvan a nuestra sociedad, es importante recalcar que la familia juega un papel fundamental en este proceso y en los colegios se debe de fortalecer”, concluyó Jarquín Ortel.