Este fin de semana, la Feria de Economía Familiar estuvo dedicada a la promoción de la medicina natural, por eso todas las clínicas brindaron atractivas promociones de sus diversos productos y tratamientos que vienen a ayudar a la prevención de enfermedades y uno de estos, sin duda, son los masajes terapéuticos.

Un buen masaje terapéutico moviliza las contracturas musculares y ayuda a desintoxicar el cuerpo, además de aliviar dolores y tensiones emocionales. Este domingo, muchos asistentes al Parque Nacional de Ferias, llegaron a comprar los diferentes productos que venden los pequeños y medianos comerciantes y otros aprovecharon para confiar en las manos de los terapeutas.

“Una sesión de masaje nos brinda el espacio interior de relajación y reflexión que tanta falta nos hace en nuestra vida”, dice Enrique Meléndez, de la clínica de masaje oriental Akira, que tiene más de cinco años de llevar ese relajamiento muscular.

Meléndez hace 17 años perdió la vista, a consecuencia del desprendimiento de las retinas y ha encontrado en la medicina natural, la alternativa económica para su familia, por tanto agradece al Gobierno Sandinista por brindar estos espacios donde puede realizar su profesión.

Reseña que un buen masaje es una experiencia integral que beneficia a todos los aspectos de la personas, aún más cuando se combina con fragancias aromáticas naturales y música para relajar la mente y cuerpo.

Destaca que los trastornos que provocan el estrés vienen desgastando nuestra salud, principalmente nuestro sistema circulatorio y el sistema inmunológico.

“El masaje ayuda a sentirnos mejor, es una necesidad permanente del cuerpo, pero nosotros no lo asumimos como nuestro programa personal de salud, nuestro programa de auto cuido porque no le damos el interés que se necesita y con esto podemos prevenir, tratar y controlar síntomas de enfermedades”, refiere Meléndez, mientras brindaba un masaje terapéutico.

Víctor Ruiz Calderón, un sobador con más de 30 años, pero con seis años de realizar masajes certificado por la UNAN-Managua, indicó que todas las personas requerimos de un masaje terapéutico, sobre todo [email protected] que viven altos grados de estrés.

“Las enfermedades o síntomas son precisamente porque la gente tiene un desajuste o un desequilibrio en la acidez, en la energía y en el funcionamiento de nuestros órganos internos, de tal manera que el masaje como terapia está recomendando para quienes con ese masaje van a acelerar el sistema linfático, van a mejorar la circulación de la sangre y van a encontrar una relajación del sistema nervioso y van a tener más equilibrio en la salud”, señaló Ruiz.

El señor Alfonso Valle, que padece de problemas cervicales y lumbares, ha encontrado en la medicina natural y en los masajes terapéuticos, las respuestas para estabilizar su salud.

“Ahora que vine andaba con dolores en varios puntos y este masaje me dejó como nuevecito, realmente es muy útil y se lo recomiendo al que tenga este tipo de problemas y por eso que visite el Parque de Ferias porque va a encontrar una solución con los masajes”, destacó.

Agradeció que desde el Gobierno Sandinista se esté promoviendo la medicina alternativa como forma de prevenir y/o curar las enfermedades.

“A mí me tocaría tomarme no sé cuantas pastillas de diclofenac para poder calmar los dolores, pero yo te aseguro que ahora que me hice este masaje voy como nuevecito”, subrayó Valle.

En iguales términos se refirió la señora Tamara García, que asegura que gusta de hacerse masajes, porque lo considera una fuente de energía.

“Me hicieron un masaje que se llama dígito puntura que me permite tocar todos los puntos para desintoxicar, para liberar y relajar cada uno de las partes del cuerpo, principalmente los músculos”, dijo.

Siempre buscaba clínicas privadas, pero desde que el gobierno está promoviendo la medicina natural en el Parque Nacional de Ferias, cada 15 días viene a solicitar el masaje terapéutico.

Entre los principales beneficios que brinda el masaje terapéutico, se encuentra el mejoramiento del sistema inmune evitando infecciones, elimina las contracturas musculares, ayuda a la circulación de la sangre, evita el envejecimiento, alivia el dolor, aclara mente y mantiene relajado nuestro cuerpo y mente y mejora nuestra autoestima.