Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Leopoldo Brenes, presidió este domingo una misa en honor a Santa Rosa de Lima, la primera Santa en ser canonizada en América (1671).

Durante la misa, el cardenal efectuó el Sacramento de la Confirmación a 47 niños y niñas de la Parroquia Santa Rosa, del barrio que lleva el mismo nombre, y entronizó en su nicho una reliquia grande y auténtica (de segundo grado) de Santa Rosa de Lima, obsequiada por el Arzobispado del Perú.

El Cardenal Brenes destacó a Santa Rosa por su bondad y humildad, siendo patrona de América y Filipinas. En 1668 fue beatificada y trece años después, en 1671, se convirtió en la primera Santa canonizada de América.

El Cardenal Brenes comentó el reciente estudio realizado por científicos y estudiosos del Brasil (odontólogos, antropólogos y forenses) a través del cual pudieron determinar el hermoso rostro real de Santa Rosa de Lima, obtenido a partir de un estudio en 3D.

"Santa Rosa tuvo la visión de los sufrimientos que padecían los trabajadores indios, impuesto por los colonizadores españoles en el Perú", explicó Ricardo Méndez, feligrés de esta parroquia.

Explicó que la Santa organizó un pequeño dispensario en el que atendía a los niños abandonados y a los ancianos enfermos.

Armando Martínez, custodio de la Santa, indicó que Santa Rosa destaca por llevar sobre su cabeza una estrecha cinta de plata, cuyo interior está erizado de picos, como una especie de corona de espinas.

Las familias del Barrio Santa Rosa, celebraron una Feria Solidaria en honor a la Patrona de América, desfilaron bandas rítmicas y acompañaron en procesión a la sagrada imagen por las principales calles.