La Catedral de Managua congregó una vez más a centenares de fieles católicos que celebraron el último domingo de agosto con una solemne eucaristía.

El oficio religioso estuvo a cargo del padre Julio de los Santos Dávila, quien en su mensaje instó a las familias capitalinas presentes en la ceremonia que vivan una vida con justicia y verdad.

“Si no vivimos la verdad, no podemos ser auténticos; y si no vivimos la justicia, no podemos vivirla con caridad y amor. Cristo nos ha abierto el sendero que nos conduce al Reino y a Dios que desde el bautismo nos acercamos a Él”, instó.

“Los bautizados viven una vida nueva con Dios. Un pueblo de Dios es una nueva familia de Dios, por eso tenemos que obedecer la palabra poniendo en práctica los designios de Dios”, recordó Dávila.

Además, hizo un llamado a revisar la relación que todos y todas tenemos con Dios, recordando que “Cristo nos amó perdonándonos y derramando su sangre”, por eso las personas debemos “vivir con inteligencia y sabiduría”.

“No dejemos que se arraigue el pecado en nuestras vidas, revisemos cómo andamos en nuestra vida”, reflexionó el sacerdote.