La tormenta tropical Erika azotó este viernes Puerto Rico y las Islas Vírgenes con fuertes lluvias y vientos, avanzando por el Caribe con rumbo aparente hacia la República Dominicana, el norte de Haití y, potencialmente, el sur de Florida, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

Debido a su probable debilitamiento a su paso por República Dominicana, los meteorólogos no prevén que Erika llegue a Estados Unidos como un huracán.

Sin embargo, aún podría golpear la zona de Miami con vientos sostenidos de 97 kilómetros por hora (kph) el lunes, antes de avanzar hacia el norte por la península de Florida, afectando a los célebres parques temáticos de Orlando.

El mayor riesgo son las fuertes precipitaciones sobre el norte de Haití y República Dominicana, con hasta 30 centímetros en algunas zonas.

Esta situación podría provocar "lluvias torrenciales y aludes de barro que podrían amenazar la vida", informó el CNH, con sede en Miami.

Al menos 25 muertos en Dominica

Al menos 25 personas murieron tras el paso de la tormenta tropical Érika por la isla caribeña Dominica.

La mayoría de las víctimas perecieron en deslaves provocados por las fuertes lluvias, con corrientes de lodo penetrando en las viviendas.

De acuerdo a información del diario thedominican.net, citada por la agencia de noticias AFP, los cuerpos de un adulto y dos niños fueron recuperados del lugar de un deslizamiento en la población de Good Hope.

Puerto Rico sin luz

En la vecina isla de Puerto Rico se presentaron pequeños derrumbes. Cortes eléctricos dejaron a miles de hogares sin luz. Como precaución, las autoridades de Puerto Rico suspendieron desde este jueves las actividades escolares y las clases en las universidades del este de la isla.

Los meteorólogos llevan varios días describiendo a Erika, la quinta tormenta con nombre de la temporada 2015 de huracanes del Océano Atlántico, como un fenómeno inusualmente difícil de predecir por la alteración de los patrones de viento y su interacción sobre la tierra, que debilita un tormenta, sumado a la presencia de agua caliente, que aporta energía extra.

Erika se acercaba el viernes a Santo Domingo, capital de República Dominicana, con vientos sostenidos de 80 kph, señaló el CNH.

Los expertos creen que Erika tomará ahora un rumbo que le llevará por la montañosa República Dominicana y el norte de Haití, rozando la costa oriental de Cuba mientras recobra intensidad con las cálidas aguas de las Bahamas y el Estrecho de Florida.

El CNH señaló que es probable que Erika se debilite "y pueda disiparse, incluso, en las 12 ó 24 próximas horas".