El presidente Enrique Peña Nieto anunció este jueves la designación de una nueva canciller y un nuevo comisionado nacional de seguridad, en el mayor ajuste de gabinete de todo su gobierno, y que hace en momentos en que enfrenta bajos niveles de popularidad.

El mandatario mexicano informó que los 10 cambios, incluidos siete secretarios de estado, buscan "hacer frente a las nuevas circunstancias y desafíos que tenemos como país", aseguró AP.

Entre las modificaciones se encuentra la de Renato Sales Heredia como nuevo comisionado nacional de seguridad en sustitución de Monte Alejandro Rubido, quien estuvo al frente del organismo encargado de las prisiones federales cuando el jefe del cartel de Sinaloa, Joaquín "El Chapo" Guzmán, se fugó en julio.

A su vez Peña Nieto nombró como nueva canciller a Claudia Ruiz Massieu, quien hasta ahora era la secretaria de Turismo. El anterior responsable de la política exterior, José Antonio Meade, fue nombrado nuevo secretario de Desarrollo Social.

También designó a quien fue su jefe de la oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño, como nuevo secretario de Educación Pública y una de cuyas tareas es hacer avanzar una reforma educativa que ha sido permanentemente criticada por algunos grupos magisteriales disidentes.

Rosario Robles, hasta hoy secretaria de Desarrollo Social, fue designada nueva titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano.

Otros cambios fueron en las secretarías de Medio Ambiente y de Agricultura, además de la jefatura de la oficina de la Presidencia y en la dirección del organismo de seguridad social para los trabajadores del estado.

Peña Nieto asumió el poder en diciembre de 2012 y el único cambio en su gabinete que había hecho ocurrió hace unos meses, cuando cambió al procurador general.

Los cambios llegan el mismo día que una encuesta del Pew Research Center de Estados Unidos señaló que la popularidad del presidente Peña Nieto cayó a 44% desde un 51% que registró en 2014.

"Tres años después de ser electo, el presidente de México Enrique Peña Nieto es cada vez más impopular. Después de un año plagado por escándalos y controversias, sus calificaciones han caído y la desilusión entre los mexicanos ha crecido respecto a elementos claves de su ambiciosa agenda", señaló el Pew sobre la encuesta que se aplicó a 1.000 adultos en persona entre el 7 y 19 de abril, con un margen de error de 4,1 puntos porcentuales.