"Viva Bolívar, he aquí su rostro", expresó el mandatario venezolano al develar la fotografía digital desde el Palacio de Miraflores (sede del Gobierno).

Un equipo de medio centenar de forenses exhumó los restos de Bolívar (1783-1830) el 16 de julio de 2010 con el fin de determinar si correspondían efectivamente a los del prócer latinoamericano y también para conocer las causas de su muerte y verificar si de verdad falleció de tuberculosis.

Se confirmó que efectivamente los restos que descansaban en el Panteón Nacional eran los del Libertador, luego de que fuera comparado el ADN de los restos con los de los cuerpos de sus hermanas María Antonia y Juana Bolívar, exhumados el 30 de agosto de 2010.

La antropóloga forense, Lourdes Pérez, ofreció este martes detalles del proceso de recosntrucción del rostro del Libertador Simón Bolívar en la que destacó “la utilización de tecnología de vanguardia”.

Pérez destacó que “estudios bioantropológicos permitieron una recostrucción facial, además de un análisis de los parámetros ontogénicos basados en la descripción morfológica que ya teníamos previamente”.

Se utilizó la técnica craneométrica como herramienta principal para evitar errores sugerentes de percepciones subjetivas, “teniendo estos datos se procedió a la validación cientifica y descripción detallada anatómica del cráneo del Libertador”, convirtiendo así las mediciones en caracteres gráficamente reconocibles en la reconstrucción facial.

Aseguró que “gracias a los esfuerzos del Gobierno bolivariano hoy, 24 de julio de 2012 tenemos en resumen una vista científica de la reconstrucción facial de nuestro Libertador Simón Bolívar gracias al uso de tecnología de vanguardia y también gracias a las disciplinas científicas que nos permitieron obtener este logró”.