La última “luna sangrienta” aparecerá en los cielos nocturnos el próximo 27 de septiembre, y podrá ser presenciada en América, Europa y gran parte de África.

Se trata de la última aparición de la “luna sangrienta”, un fenómeno celeste especial que inició en abril del año pasado y que ha sido contemplado en tres ocasiones en diferentes partes del mundo.

Según la NASA, el evento se podrá apreciar a simple vista pues durante el mismo, el satélite terrestre adquiere un color rojizo debido a la refracción de los rayos solares en la atmósfera de nuestro planeta.

Una tétrada de ‘lunas de sangre' son cuatro eclipses lunares sucesivos, sin eclipses parciales por el medio, separados entre sí por períodos de seis meses. Este fenómeno ha estado vinculado, para algunos autores y pensadores, con acontecimientos bíblicos y grandes tragedias.