El periodismo nicaragüense perdió la tarde de este lunes a uno de sus figuras más destacadas. El veterano comunicador Eduardo Alvir López, de 75 años, falleció de un infarto en el hospital Lenin Fonseca, pero deja un gran legado de integridad, profesionalismo y entrega para las nuevas generaciones de periodistas.

Amante del oficio más lindo del mundo, su trayectoria está marcada por haber entrevistado a importantes figuras políticas y literarias del mundo como Fidel Castro, James Carter, Omar Torrijos, José Figueres, Vinicio Cerezo, Yasser Arafat, Rigoberta Menchú, Gabriel García Márquez, Julio Cortázar y Mario Bennedeti.

Ejerció el periodismo desde 1958, siendo un ferviente opositor a la Dictadura Somocista. Trabajó junto a Adolfo Tapia Molina en Radio Informaciones e igualmente con destacado periodista Manuel Espinoza. En los años ochentas trabajó también en el Sistema Sandinista de Televisión y como corresponsal de agencias de noticias internacionales como Televisa.

En reconocimiento a todos estos méritos el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra le entregó en el año 2008 la Orden de la Independencia Cultural Rubén Darío.

Homenaje póstumo en el TNRD

María Luisa Alvír, hermana de este ícono del periodismo nacional, expresó que este martes el féretro se velará en funeraria Monte de Los Olivos, de donde posteriormente será trasladado hacia el Salón de los Cristales del Teatro Rubén Darío, donde por orientaciones de la Compañera Rosario Murillo, se le estará realizando un homenaje póstumo.

Alvír agradeció este reconocimiento que hace el Gobierno a la labor de su hermano, quien además de ser un hombre entregado a su profesión también fue un defensor de la causa revolucionaria.

Un cuadro del periodismo nacional

Durante la vela, realizada en su casa de habitación ubicada de la Iglesia Santa Ana 3 cuadras al oeste, una al norte, el veterano periodista Manuel Espinoza Enríquez, recordó que Eduardo Alvír inició en este oficio desde muy joven, siendo primero artista del cuadro dramático de Radio Mundial para pasar luego a jefe de redacción de Radio Informaciones.

Espinoza subrayó que después de eso, Alvír fue jefe de redacción del Noticiero Extravisión, uno de los baluartes del periodismo nicaragüense durante los años de la Dictadura.

“El era un jefe de redacción de primera categoría, era un hombre con una redacción nítida, titulares muy concretos y muy ordenado en su trabajo. Fue un verdadero cuadro del periodismo nicaragüense”, destacó.

Esa gran trayectoria le llevó a formar a generaciones de periodistas y reporteros gráficos, quienes hoy agradecen y recuerdan con mucho cariño todas las facetas de crecimiento en las que fueron encaminados de la mano por Alvír.

“Fue un hombre que me enseñó a ser lo que soy. Todo se lo debo a él”, dijo el reportero gráfico Ernesto Morales.

Despúes de recibir el merecido homenaje póstumo en el Teatro Rubén Darío, se realizará el sepelio en el Cementerio General.