Hace 37 años 25 valientes jóvenes sandinistas organizados en el Comando Rigoberto López Pérez ejecutaron la "Operación Muerte al Somocismo - Carlos Fonseca Amador". Ese día quedó marcado en la historia de Nicaragua como el inicio del fin de la dictadura somocista.

37 años después una nueva generación de jóvenes sandinistas recuerdan esa gesta heroica y protagonizan un reencuentro con la historia que quedó inmortalizada no solo entre las paredes del Salón Azul del Palacio, sino en la memoria de un pueblo que luchó unido para derrotar a la tiranía.

Miembros de la Juventud Sandinista 19 de Julio, realizaron una serie de actividades para homenajear el aniversario del Asalto al Palacio y renovar el compromiso de los jóvenes con la justicia y la restitución de derechos que el Gobierno Sandinista, encabezado por el Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, ha llevado al pueblo nicaragüense.

Durante un conversatorio para reflexionar sobre el alcance de la gesta heroica, Reynaldo Vidaurre, miembro del equipo nacional de la Juventud Sandinista, mencionó que una de las lecciones que dejó ese episodio de la lucha es que "juntos podemos alcanzar hasta lo que pareciera imposible".

"La juventud y el pueblo nicaragüense estaban convencidos que se podía derrocar la dictadura somocista y es esta gesta de la toma del palacio la que demuestra que el amor y la unidad son los elementos fundamentales para ir alcanzando victorias", dijo Vidaurre.

El joven manifestó que ahora las luchas de los jóvenes se deben enfocar en derrocar a otros enemigos como son la pobreza y la injusticia social que generó el sistema neoliberal durante 16 años.

Llamó a los jóvenes a defender la unidad latinoamericana y la integración de los pueblos para construir la patria grande. "Como vanguardia de la juventud nicaragüense tenemos que seguir desarrollando todas las tareas que realizamos, pero sobre todo preparándonos integralmente y conociendo nuestra historia", afirmó.

Los jóvenes que participaron en el conversatorio manifestaron que el Asalto al Palacio logró desenmascarar ante el mundo al régimen opresivo de la guardia nacional al servicio de la dictadura somocista.

Resaltaron el coraje de cada uno de los hombres que participaron en la operación y que a partir de esa acción despertaron la conciencia de los nicaragüenses para luchar contra la dictadura hasta derrocarla el 19 de julio de 1979.

En el homenaje los jóvenes reiteraron su compromiso con la revolución que es la única que puede sacar a Nicaragua de la pobreza.

Elena García, miembro de la Federación de Estudiantes de Nicaragua, señaló que el Asalto al Palacio despertó la conciencia del pueblo para luchar contra la dictadura.

"Ahora la juventud continúa con ese compromiso militante de seguir y consolidar la revolución", afirmó García.

Poesía, música y arte

En el homenaje al 37 aniversario del Asalto al Palacio Nacional, los jóvenes protagonizaron una mañana de canto, poesía y arte.

Miembros del equipo del Movimiento Cultural Leonel Rugama declamaron, interpretaron canciones revolucionarias y realizaron una dramatización del momento que se vivió cuando el Comando Rigoberto López Pérez, tomó por Asalto el Palacio Nacional, el 22 de agosto de 1978.

Para conmemorar este día, los jóvenes también movilizaron en las redes sociales las etiquetas #37/22SiempreVictorioso y #37/22PalacioyVictorias, con las cuales expresaron mensajes alusivos a la gesta heroica.