La República Popular Democrática de Corea (RPDC) negó hoy que lanzara proyectiles contra la parte sur y planteó un plazo de 48 horas para que Seúl retire señales radiofónicas ofensivas en la llamada Zona Desmilitarizada de Panmujon.

Según una declaración de la Comandancia Suprema del Ejército Popular de la RPDC, las tropas surcoreanas atacaron con andanadas de proyectiles al menos cinco puestos militares norteños, sin causar bajas.

"Esa grave provocación se realizó sin confirmar el presunto ataque artillero del Ejército Popular e incluso sin testimonios de daños," precisó la información divulgada por la Agencia Central de Noticias (KCNA).

Ante la grave situación generada, la Comisión Militar Central del Partido del Trabajo de la RPDC, presidida por el máximo líder del país, Kim Jong Un, analizó un informe sobre el hecho y confirmó la propuesta anunciada, decretándose además, la movilización de fuerzas y medios en la zona, de acuerdo con el reporte de la KCNA. De igual forma señalaron que se "pasará a una fuerte acción militar de respuesta si no se interrumpen dentro de 48 horas las radioemisiones anti RPDC," subrayó el comunicado oficial.

En un resumen al respecto, las autoridades norcoreanas denunciaron que desde el 17 de agosto pasado, Corea del Sur reactivó la propaganda radiofónica calificada de provocación y que fue suspendida desde el 2004 por acuerdo de las dos partes.

La actual crisis ocurre cuando Surcorea y Estados Unidos realizan ejercicios militares conjuntos, los que realizan desde hace varios años, que son calificados por Pyongyang como acciones provocadoras que aumentan la creciente tensión en la región y ponen en peligro la paz.