El primer ministro griego, Alexis Tsipras, convocará elecciones anticipadas en el país, que se celebrarán el 20 de septiembre, según han declarado fuentes del Gobierno a la agencia Reuters y a otros medios de comunicación griegos. Esas fuentes señalaron que el primer ministro presentará también hoy su dimisión.

El Gobierno heleno se ha reunido este mediodía con el objetivo de preparar un calendario electoral tras haber conseguido los fondos europeos para saldar los plazos con los accreedores, lo que supone un balón de oxígeno temporal para aliviar el maltrecho balance económico del país.

Según varios medios locales, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, anunciará su dimisión y la de su Gabinete y la convocatoria de elecciones anticipadas en un mensaje televisado a las ocho de la tarde de este jueves. Las cámaras de la televisión pública ERT han sido convocadas al despacho del jefe del Gobierno a esa hora. Vasilikí Thanou, presidenta desde junio del Tribunal Supremo griego, se apunta como posible sustituta de Tsipras. Thanou es también responsable de la Comisión Electoral.

Nuevo escenario político

La aprobación parlamentaria del rescate de la economía griega el pasado viernes abrió la caja de Pandora de una posible moción de confianza al Gobierno. Una de las maneras de evitar ese nuevo paso en la actual crisis política general y de Syriza en particular es abrir un nuevo escenario político tras unas nuevas elecciones.

De convocarse ahora las elecciones, estas podría llevarse a cabo en septiembre o en octubre. Grecia ha recibido los 26.000 millones de euros correspondientes al primer tramo del rescate, de un total de 86.000 millones previstos. Los acreedores han conseguido su objetivo. Fuentes diplomáticas helenas aseguran que el "total desembolsado este jueves es de 12.000 millones para pagar al BCE, al FMI emitir letras del Tesoro" por los otros 1.000 millones. Tras una semana de votaciones en los parlamentos europeos cuyos países contribuirán con más cantidad de dinero al rescate de Grecia —como Alemania, España y Holanda— a través de sus contribuciones anuales al Mecanismo de Estabilidad (Mede), Grecia debe dibujar ahora el mapa político que debe afrontar el futuro.