Fiebre, dolor abdominal, vómito, manos sudorosas, falta de apetito y poca frecuencia para orinar son algunos de los síntomas que podrían denotar que un niño o niña es sospechosa de dengue o chikungunya y ante los cuales los padres deben prestar especial atención y llevarlos de inmediato a la unidad de salud más cercana.

La doctora Soraya Solano López, pediatra del Hospital Infantil Manuel de Jesús Rivera “La Mascota”, enfatizó el cuidado que los padres deben tener con los menores a fin de evitar que estos se enfermen o llegue a complicarse su estado de salud, en caso de presentar algunos de los síntomas de estas dos enfermedades.

“Lo primero con las enfermedades es prevenirlas y es simple hacerlo manteniendo limpias nuestras casas, eliminando las charcas, los calaches como llantas, botellas, empaques de caramelos que pueden convertirse en criaderos al acumular agua, así que debemos mantener limpios nuestros hogares y hacer nuestro propio plan de eliminación de chatarras”, detalló Solano.

La pediatra insistió en la importancia de no automedicar a los niños cuando estos presente síntomas de dengue o chikungunya, cuando mucho administrarles acetaminofen para calmar la fiebre, pero sobre todo acudir de inmediato a la unidad de salud más cercana a sus viviendas para que estos reciban la atención adecuada.

“(En las unidades de salud) Gracias a Dios tenemos todo lo que necesitamos para el manejo de los pacientes sospechosos de dengue y chikungunya, gracias a todos los planes estratégicos que hace el Gobierno con el Minsa y nuestro hospital para garantizarle todo al paciente y que este no tenga que comprar nada fuera del hospital”, comentó la doctora Solano.