Las autoridades médicas del Hospital Materno Infantil de Referencia Nacional “Bertha Calderón Roque” brindaron recomendaciones médicas a las pacientes que se encuentran en estado de embarazo y que se encuentran propensas a ser afectadas por el virus de Chikungunya, lo cual pone en riesgo la vida tanto de la madre, como del bebé.

Ante cualquier sintomatología asociada al Chikungunya, las autoridades recomiendan la pronta asistencia médica, tomando en cuenta que debido al estado de gestación, las pacientes no pueden auto medicarse y menos permitir que su temperatura se eleve a más de los 37 grados.

“Si la mamá adquiere fiebre, el bebé también va a tenerla y será un niño que tendrá que ser hospitalizado, por eso es que la mujer embarazada debe acudir de inmediato a nuestras unidades de salud u hospitales puesto que la situación es grave para ambos. En cada unidad tenemos médicos ginecólogos que están atendiendo a la madre y realizan un monitoreo constante al bebé” afirmó la doctora Natalia Salgado.

El mosquito transmisor del Chikungunya cuenta con un perímetro de acción de 500 metros a la redonda, es decir que si un poblador no permite que su vivienda sea fumigada, los mosquitos que permanecen en ese sitio, afectarán a todas las viviendas aledañas, por ello es que las autoridades instan a la población a ser partícipes de la jornada anti epidémica.

“Los familiares de las mujeres que se encuentran embarazadas deben de tener el cuidado que dentro de las viviendas no hayan mosquitos, recordemos que si el Chikungunya afecta a una embarazada la situación se torna más complicada puesto que el dolor en las articulaciones causa mayor molestia a la madre y las altas temperaturas a la criatura” destacó Salgado.

Actualmente, el hospital Bertha Calderón cuenta con una sala donde se atienden los casos febriles, donde las pacientes están siendo atendidas con la mayor calidad posible, para ello se han colocado mosquiteros para que las pacientes no seas picadas por los mosquitos, tomando en cuenta que si el mismo pica a una paciente con la enfermedad, este puede transmitirle la enfermedad a quienes no la tienen.

“Vine al hospital porque tenía fuertes dolores en las articulaciones y eso me preocupaba, además la fiebre no bajaba, de inmediato fui al centro de salud de mi barrio y de ahí me transfirieron al hospital. Insto a todas las embarazadas a que dejen que sus casas sean fumigadas porque esta enfermedad es horrible” concluyó Xóchilt Navarrete.