La hija adolescente del “Rey del pop”, había llamado a sus tías Rebbie y Janet para hablar con su abuela pero todas las veces dijeron que no podía hablar con ella.

“Sí, mi abuela está desaparecida. No he hablado con ella desde hace una semana y la quiero en casa ahora”, escribió Paris en Twitter.

En otro tuit, dio el número de teléfono de su guardaespaldas y pidió a la gente llamar a las autoridades si veían a su abuela.

“Los niños intentaban localizar a su abuela y no han podido comunicarse con ella desde hace una semana”, dijo la abogada de los tres hijos de Michael Jackson. “Les dijeron que no está disponible”, añadiendo que han vivido con ella desde hace tres años, cuando murió su padre, y nunca ha pasado 24 horas sin comunicarse con los niños.

Asimismo, el sobrino de Jackson, Trent, presentó el reporte de desaparición en la Oficina del Alguacil del condado de Los Ángeles. Pero, Jermaine Jackson, uno de sus hijos involucrados en la disputa, indicó que ella se encontraba bien, descansando en Arizona.

"Quiero asegurarles a todos (incluidos los expertos médicos espontáneos) que mamá se encuentra bien, pero está descansando en Arizona por órdenes de un médico, no por las nuestras”, escribió Jermaine Jackson en Twitter.

"Es nuestra madre y su salud es lo más importante. No estamos inventando o tramando algo. Estamos siguiendo consejo médico. Punto", agregó.

Sin embargo, familiares de Katherine Jackson acusan que la anciana de 82 años era maltratada por los albaceas de la herencia del Rey del pop y también mal aconsejada por su representante y abogado.