Por lo menos una persona ha muerto hasta el momento y muchas casas han sido quemadas debido a cuatro incendios forestales que se han esparcido en el oeste de Estados Unidos, dijeron las autoridades el domingo.

Los incendios han afectado a, California, Oregon, Washington e Idaho, y han dejado devastaciones en kilómetros de hectáreas en días recientes. El más grande, llamado el Incendio Soda, ha quemado hasta el momento más de 120.000 hectáreas, y el Incendio Estatal Lawyer Complex ha destruido más de 50 casas, comentaron las autoridades.

Una mujer murió el viernes mientras estaba preparándose para huir del incendio forestal. Las autoridades creen que se cayó e hirió su cabeza.

"En este momento estamos recomendando que los residentes no retornen a las áreas evacuadas ya que estas son áreas de incendios activos. Aquellos que retornen, corren su propio riesgo", dijo el jefe de la policía del condado de Idaho, Doug Giddings.

El gobernador de Idaho declaró un estado de emergencia en partes del estado, según reportó la agencia gubernamental de monitoreo de incendios, Inciweb.

En California, el Incendio Cabin se expandió el sábado y está llegando a las 800 hectáreas. Está 20% contenido.

Al norte, en Oregon, 14.000 hectáreas de tierra han sido quemadas por el incendio Canyon Creek Complex- y más de 100 edificaciones han sido destruidas en el estado de Washington.

Las condiciones del tiempo, afectadas por los incendios, varían en cada uno de los estados y las autoridades expresaron que la calidad del aire está a su peor nivel en algunos lugares.

Los incendios forestales han sido inconveniente particularmente en California este año, donde la sequía ha deshidratado la vegetación por cuatro años.